ESTUDIO DE LA PALABRA | CICLO B – XXII DOMINGO DE TIEMPO ORDINARIO

23 agosto 2021

Propuesta de Lectio Divina personal (o en grupo)

XXII DOMINGO DE TIEMPO ORDINARIO Ciclo B (Mc 7, 1-8. 14-15. 21-23)

 

 

ORACIÓN

Creemos que estás en medio de nosotros, Padre, y en nuestro interior;

creemos que el Espíritu de tu Hijo nos impulsa.

Te pedimos que no dejamos de estar abiertos al Espíritu,

y que sepamos escuchar sus insinuaciones.

Que venga sobre nosotros tu Espíritu

que nos ayude a conocer más a tu Hijo

a través de la Palabra que ahora escucharemos.

(B) PASOS PARA LA MEDITACIÓN

  1. LEE…

¿Qué dice el texto?

Atiende a todos los detalles posibles. Imagina la escena. Destaca todos los elementos que llaman la atención o te son muy significativos. Disfruta de la lectura atenta. Toma nota de todo lo que adviertas. Para la comprensión del texto te pueden servir los comentarios que te ofrecemos a continuación.

Texto (Mc 7, 1-8. 14-15. 21-23)

En aquel tiempo, se acercó a Jesús un grupo de fariseos con algunos escribas de Jerusalén,  y vieron que algunos discípulos comían con manos impuras, es decir, sin lavarse las manos.  (Los fariseos, como los demás judíos, no comen sin lavarse antes las manos restregando bien, aferrándose a la tradición de sus mayores,  y, al volver de la plaza, no comen sin lavarse antes, y se aferran a otras muchas tradiciones, de lavar vasos, jarras y ollas).  Según eso, los fariseos y los escribas preguntaron a Jesús: – « ¿Por qué comen tus discípulos con manos impuras y no siguen la tradición de los mayores?»  Él les contestó: – «Bien profetizó Isaías de vosotros, hipócritas, como está escrito: « Este pueblo me honra con los labios, pero su corazón está lejos de mí.  El culto que me dan está vacío, porque la doctrina que enseñan son preceptos humanos »  Dejáis a un lado el mandamiento de Dios para aferraros a la tradición de los hombres».  Entonces llamó de nuevo a la gente y les dijo: – «Escuchad y entended todos: Nada que entre de fuera puede hacer al hombre impuro; lo que sale de dentro es lo que hace impuro al hombre.  Porque dentro del corazón del hombre, salen los malos propósitos, las fornicaciones, robos, homicidios,  adulterios, codicias, injusticias, fraudes, desenfreno, envidia, difamación, orgullo, frivolidad.  Todas esas maldades salen de dentro y hacen al hombre impuro».

Comentarios: 

El milagro de la multiplicación ha inundado el aire con la fragancia del pan. La llegada de los maestros de la ley y los fariseos trae, sin embargo, el hedor del legalismo más mezquino. Parece como si las manos de Jesús, de los discípulos y de las cinco mil personas saciadas olieran todavía a pan, mientras que las de los maestros de la ley y los fariseos, debidamente lavadas y purificadas, despidieran un olor nauseabundo. Sin coraje para enfrentarse directamente con Jesús o con la gente, escogen a los discípulos como blanco de sus críticas. ¿Por qué no siguen la tradición de los antepasados? Jesús pasa decididamente al contraataque. Argumentando desde la Escritura (Mc 7, 6-8) y desde la praxis (Mc 7, 9-13), pone de manifiesto la hipocresía de su observancia legalista y concluye con una instrucción a la muchedumbre mediante unas palabras que pueden calificarse como una de las más grandes sentencias de la historia de las religiones (Mc 7, 15). Ella establece el principio decisivo de la auténtica moralidad, una moralidad anclada no en una piedad meramente externa y ritualista, sino en el corazón y en la decisión consciente del hombre.

  1. MEDITA…

¿Qué me dice Dios a través del texto? Atiende a tu interior. A las mociones (movimientos) y emociones que sientes. ¿Algún aspecto te parece dirigido por Dios a tu persona, a tu situación, a alguna de tus dimensiones?

Sugerencias:

“Dios no se contenta con nuestra fachada, nuestra exterioridad, quiere ver qué o quién nos habita”

“Jesús se refiere al «corazón» como fuente de las acciones humanas, donde maduran las convicciones profundas”

                 –     “Donde está tu tesoro”

                 –     “Escuchad y entended”

  1. CONTEMPLA Y REZA…

¿Qué le dices a Dios gracias a este texto? ¿Qué te mueve a decirle? ¿Peticiones, alabanza, acción de gracias, perdón, ayuda, entusiasmo, compromiso? Habla con Dios…

Sugerencias:

Señor, que el espíritu Santo mantenga la inquietud

de mi corazón por buscar y hallar tu querer,

en cada momento y en cada persona

  1. ACTÚA…

¿A qué te compromete el texto? ¿Qué ha movido la oración en tu interior? ¿Qué enseñanza encuentras? ¿Cómo hacer efectiva esa enseñanza?

  1. COMPARTE…

Si la Lectio se hace en grupo, podéis compartir con sencillez lo que cada uno ha descubierto, para enriquecimiento del grupo.

  1. DA GRACIAS…

Puedes acabar este momento con una oración: expresa a Dios lo que has vivido, dale gracias por lo que te ha manifestado, y pide al Espíritu que te haga pasar de la Palabra a la vida.

 

Gracias, Padre, por lo que me has revelado con esta Palabra.

Ayúdame a progresar en el conocimiento de tu Hijo, Jesús,

y hazme dócil a la acción del Espíritu en mi vida.

 

Fuente Oración: Evangelio al dia 2020 Ed. CCS

Share This