EPN | CICLO C – XIX DOMINGO DE TIEMPO ORDINARIO

1 agosto 2022

Evangelio Lc 12, 32-48

Narrador: En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos.

Jesús: Tened ceñida la cintura y encendidas las lámparas. Vosotros estad como los que aguardan a que su señor vuelva de la boda, para abrirle, apenas venga y llame.

Discípulo 1: Señor, nosotros estamos siempre contigo y te seguiremos donde vayas.

Jesús: Dichosos los criados a quienes el Señor, al llegar, los encuentre en vela: os aseguro que se ceñirá, los hará sentar a la mesa y les irá sirviendo.

Discípulo 2: Aunque no acabo de entender lo que nos dices, siempre estaremos preparados para hacer lo que nos mandes.

Jesús: Comprended que si supiera el dueño de la casa a qué hora vine el ladrón, no le dejaría abrir un boquete en la pared.

Lo mismo vosotros, estad preparados, porque a la hora que menos penséis, viene el Hijo del Hombre.

En una ocasión Jesús dijo a sus discípulos: -Tened encendidas las lámparas y estad como los que esperan a su Señor, para recibirle en cuanto llegue y llame a la puerta. Dichosos los que vigilan su venida. Y esto lo dijo porque quiere a sus amigos atentos, despiertos y espabilados, para poder acogerle cuando venga a nosotros medio escondido en quienes menos lo pensamos y donde nos parezca más imposible. Cuando estamos amodorrados no nos enteramos de nada.

Jesús,

¡que toda mi vida se resuma en escuchar tu voz!

Gracias por fortalecerme en los momentos de distracción.

Ayúdame porque quiero estar siempre vigilante,

esperándote y dedicando mi vida,

de una manera más comprometida,

para construir tu reino en mí y en los que me rodean.

Vamos a jugar

Pinta el dibujo

También te puede interesar…

Share This