EPN | CICLO B – XIV DOMINGO DE TIEMPO ORDINARIO

21 junio 2021

Evangelio MC 6,1-6

NARRADOR: En aquel tiempo, Jesús se dirigió a su ciudad y los seguían sus discípulos. Cuando llegó el sábado, empezó a enseñar en la sinagoga; la multitud que lo oía se preguntaba asombrada

PERSONA 1: ¿De dónde saca todo eso?

PERSONA 2: ¿Qué sabiduría es esa que le ha sido dada?

PERSONA 3: ¿Y esos milagros que realizan sus manos?

PERSONA 4: No es este el carpintero, el hijo de María, hermano de Santiago y José y Judas y Simón?

PERSONA 5: Y sus hermanas ¿no viven con nosotros aquí?

NARRADOR: Y se escandalizaban a cuenta de él. Les decía.

JESÚS: No desprecian a un profeta más que en su tierra, entre sus parientes y en su casa.

NARRADOR: No pudo hacer allí ningún milagro, solo curó algunos enfermos imponiéndoles las manos. Y se admiraba de su falta de fe. Y recorría los pueblos de alrededor enseñando.

Jesús era tan bueno y listo, que la gente de su pueblo se asombraba de lo que decía y hacía. Pero desconfiaban de él. Pensaban que era algo malo lo que les daba esos poderes, en vez de su Padre Dios, a quien Jesús obedecía. Jesús tenía pena de que la gente de su pueblo no confiara en él.

Señor, muchas veces tengo envidia,

no deja salir mis buenos deseos y

no me deja dar cada vez más amor;

debo comprender y aceptar las cosas buenas y malas,

mías y de las otras personas, llevar bien que  mis amigos

puedan hacer las cosas mejor que yo

para que en mí crezca el amor y Tú estés presente.

Vamos a jugar

Pinta el dibujo

Share This