El Día Internacional del Trabajo, desde el prisma salesiano

28 abril 2017

El 1 de mayo se celebra el Día Internacional del Trabajo, una jornada en la que se reivindican los derechos laborales. Aunque tradicionalmente ha sido una festividad ligada al movimiento obrero surgido con las revoluciones industriales, la defensa de la dignidad del trabajador cuenta con antecedentes muy importantes.

Entre los pioneros en estas reivindicaciones, se encuentra Don Bosco, quien firmó uno de los primeros contratos de aprendizaje de oficios en 1851. Estos documentos estaban firmados por el empleador, el aprendiz y el propio Don Bosco. Los contratos establecían que los aprendices tenían que ser empleados exclusivamente en su oficio y no en otra labor. También fijaban el trato respetuoso y otras condiciones laborales, como el tiempo de descanso, las vacaciones o el modo de actuar ante los problemas de salud de los muchachos. Estas y otras condiciones laborales forman parte de las reivindicaciones del 1 de mayo, festividad que emerge a finales de los años 80 del siglo XIX, coincidiendo con los últimos años de vida de Don Bosco.

Además, San Juan Bosco puso en funcionamiento varios talleres de zapatería, sastrería, encuadernación, carpintería, impresión, mecánica… Talleres en los que los jóvenes más pobres podían aprender un oficio. El mismo Don Bosco se encargó al principio de instruir a los chavales. Más adelante, contó con la ayuda de otros colaboradores y salesianos, especialmente los coadjutores.

Formación Profesional salesiana
 
Los Salesianos, siguiendo el ejemplo de su fundador, cuidan especialmente la Formación Profesional. En España cuentan con 64 centros de FP, en los que cada año se prepara humana y técnicamente a 18.000 jóvenes. La Formación Profesional tiene un enorme valor social. Abre las puertas del mundo laboral a los jóvenes y permite a los centros establecer relaciones con el tejido empresarial e industrial del entorno. Además, en algunos países en vías de desarrollo, este tipo de formación se ha convertido en una de las opciones más viables para el acceso a un empleo digno de miles de jóvenes.

La inserción laboral es una prioridad y, por ello, la red salesiana de centros de Formación Profesional pone en marcha bolsas de empleo, agencias de colocación, convenios de colaboración con empresas, cursos para desempleados y formación en empresas… Son proyectos que permiten ofrecer a los jóvenes más posibilidades para su educación e inserción en la sociedad.

Por otra parte, las Plataformas Sociales Salesianas realizan en nuestro país una enorme labor en la formación profesional de jóvenes en riesgo de exclusión social. Así, por ejemplo, Primera Experiencia Profesional, de la Federación Pinardi, es un proyecto en el que varias empresas colaboran ofreciendo a los participantes tanto formación como la oportunidad de un primer empleo. Cabe destacar también el programa de inserción laboral de la Fundación Proyecto Don Bosco, que acompaña a los participantes desde el inicio del proceso con la orientación laboral hasta que logran un puesto de trabajo.

Así pues, celebramos el #DíaInternacionalDelTrabajador con el prisma salesiano.
 

 

También te puede interesar…

Share This