Por una sociedad libre de odio que apuesta por la educación

8 julio 2021

Por Bosco Global

Desde Bosco Global vivimos con preocupación y tristeza las situaciones de odio que aumentan día a día en nuestra sociedad. El asesinato de Samuel Luiz el pasado sábado presuntamente por su orientación sexual, la violencia machista, manifestaciones callejeras violentas, mensajes políticos irresponsables para ganar votos y un largo etcétera, son el reflejo de una sociedad cada vez más polarizada que no encuentra espacios de diálogo y tolerancia.

Creemos que, para vivir de manera más humana y fraterna, necesitamos profundizar en el respeto a la diversidad y, aún más, en el cuidado de la vida. Creemos que una sociedad democrática no puede normalizar la violencia y los discursos de odio como formas de expresión.

Para ello, Bosco Global propone iniciativas y proyectos de Educación al Desarrollo  y voluntariado para fomentar un espíritu crítico y ofrecer espacios de reflexión y diálogo que huyan de mensajes a “golpe de redes sociales”. Proponemos un modo de relacionarnos que “tienda puentes” entre las personas.

Un trabajo conjunto de la sociedad en el que los medios de comunicación juegan un papel crucial

Este trabajo tiene que ser conjunto por parte de toda la sociedad. Y los medios de comunicación, entendidos en su sentido más amplio, tienen un papel fundamental de responsabilidad en la difusión de mensajes que velen por la concordia y huyan de titulares y líneas editoriales desde la confrontación, el aumento de “clics” y la polarización. Un público que acaba viendo al diferente como enemigo, y no como alguien igual en dignidad y derechos con quien dialogar.

Los partidos políticos, la legislación y los estamentos del estado tienen que garantizar la concordia y la convivencia.

La solidaridad global tiene que estar siempre presente, porque todas las personas en algún momento hemos sido o seremos “extranjeros”, como dice la Parábola del Buen Samaritano; y muchas de las desigualdades actuales que generan flujos migratorios, aparte de causas medioambientales, recaen especialmente en las relaciones de abuso de poder que las economías más enriquecidas ejercen con las más empobrecidas.

En este contexto, en el que vemos con indignación cómo la Audiencia Provincial de Madrid ha legitimado la publicidad xenófoba que atentaba contra adolescentes y jóvenes migrantes en campaña electoral, nos resuenan claramente las palabras que se recogen en la Encíclica Fratelli Tutti: “Y cuando una determinada política siembra el odio o el miedo hacia otras naciones en nombre del bien del propio país, es necesario preocuparse, reaccionar a tiempo y corregir inmediatamente el rumbo.”(192)

La educación transformadora es la gran esperanza y el motor de cambio

La solución al odio y la intolerancia pasa por la EDUCACIÓN. Una educación inclusiva y equitativa, que entienda la diversidad como una fuente de riqueza.  Creemos que la educación es la herramienta fundamental para que, individual y colectivamente, nuestras sociedades crezcan en sentido crítico, libertad y capacidad para respetar y amar a las demás personas.

Estamos ante el reto de contrarrestar el odio y la polarización con respeto y sentido crítico. Necesitamos construir entre todas las personas una cultura de paz, de respeto y de solidaridad. Es tarea de todas las personas cuidar nuestras actitudes, nuestros mensajes, nuestras formas de expresión, para que, seamos capaces de generar una sociedad, cada día, más tolerante y acogedora.

También te puede interesar…

Share This