Nace ARI, un nuevo recurso para la inclusión a través del acceso a la vivienda digna

30 marzo 2021

Por FISAT

ARI: Apoyo Residencial para la Inclusión es el nuevo recurso que ha puesto en marcha la Fundación Ángel Tomás- FISAT, gracias a la colaboración de la Conselleria de Igualdad y Políticas Inclusivas, a través de la Convocatoria a cargo de la asignación tributaria del 0,7% del impuesto sobre la renta de las personas físicas (IRPF).

El servicio ARI trabaja en línea con los proyectos de FISAT en la Comunitat Valenciana, especialmente con los de tipología residencial y de emancipación. El objetivo es apoyar a las personas destinatarias que finalizan su estancia en estos proyectos en la búsqueda del alquiler de una vivienda.

ARI ofrece ayudas para el pago de alquiler y suministros; talleres sobre la gestión de la economía doméstica; y atenciones individuales en las que, entre otros aspectos, se trabaja el apoyo en la búsqueda de alquileres.

Bolsa de viviendas

Una de las iniciativas que quiere impulsar ARI es la creación de una bolsa de arrendadores. “Desde el servicio ARI de FISAT apoyamos a las personas en la búsqueda de vivienda, apostando por una vivienda digna, con precio de alquiler asequible y por el acceso a oportunidades de alquiler sin discriminación».

Sin embargo, la coyuntura económica y social hace complicado alcanzar estas metas, por eso, este servicio quiere poner en marcha una bolsa de viviendas donde aquellas personas propietarias que tengan una vivienda inmovilizada, apuesten por un alquiler justo y seguro, contribuyendo a dar oportunidades a personas que las necesitan, especialmente jóvenes.

ARI intermedia entre las personas arrendadoras y las inquilinas

Las personas que participan en el recurso ARI están en situaciones vitales en las que necesitan un voto de confianza, una primera oportunidad, en lo laboral, en el acceso a la vivienda. Principalmente son jóvenes que finalizan su estancia en un piso de emancipación o recién cumplidos los 18 años deben abandonar la residencia de acogida de menores.

¿Qué problemas encuentran para alquilar una vivienda? “Principalmente el precio de los alquileres que no corresponden con los salarios que perciben, pero también se enfrentan a rechazos por prejuicios o estigmas sociales al tratarse en muchos casos de personas migrantes o racializadas; jóvenes y/o con un bajo nivel socioeconómico” .

¿Tienen solvencia para pagar un alquiler? “Sí, pero no al precio que impone el mercado. Tienen medios para afrontar un alquiler asequible”, explican desde ARI.

La idea de crear esta bolsa de arrendatarios/as surge por las buenas experiencias de la entidad salesiana con otros proyectos que han sido respaldados por particulares como es el caso de los pisos de emancipación. “Necesitamos contar con personas que antepongan su compromiso social a un rédito económico pero sin perjuicio de la propiedad que alquilan”.

ARI quiere ser ese nexo de unión entre personas propietarias dispuestas a contribuir a una sociedad más justa y jóvenes que necesitan que se les brinden oportunidades para tomar las riendas de sus vidas.

También te puede interesar…

Share This