La Inspectoría Salesiana María Auxiliadora comunica la suspensión de la comunidad religiosa de Ciutat Meridiana a partir del curso 2021/22

20 octubre 2020

Se inicia el proceso de acompañamiento y preparación de la salida de la comunidad religiosa de Barcelona que dejará paso al funcionamiento como una obra salesiana de gestión laical. Los religiosos salesianos continuarán presentes en la parroquia y el resto de proyectos, pero sin la existencia de una comunidad religiosa.

En la tarde del 20 de octubre se anunció la suspensión de la comunidad religiosa de Ciutat Meridiana tras un encuentro celebrado entre Ángel Asurmendi, Provincial de la Inspectoría Salesiana María Auxiliadora, los salesianos y el consejo de la Comunidad Educativo Pastoral.

La decisión forma parte del proceso de reorganización de las presencias salesianas de España iniciada en 2014 y es el resultado de un largo proceso de discernimiento dentro del Consejo Inspectorial, iluminado por las orientaciones aportadas en el último Capítulo Inspectorial y por las indicaciones del Rector Mayor de la Congregación que invitaba a continuar el proceso de reestructuración “para no dejar que la las obras y sus urgencias sean las que nos dicten la vida y el futuro de las comunidades y evitar así que la vida nos pase por encima”.

A partir de ahora comienza el acompañamiento y la preparación para que en el curso 2021/22 la presencia salesiana comience funcionar como una obra salesiana de gestión laical. La salida de la comunidad religiosa será comunicada a las diferentes autoridades eclesiásticas y civiles dentro del procedimiento de renovación de la obras sin comunidad y en línea con los nuevos modos de misión de futuro. Que no exista comunidad religiosa a partir del curso 2021/22, no supone que el acompañamiento y la presencia de los salesianos termine.

“Ahora queda por delante un curso para proyectar el futuro y organizar la obra de manera que siga funcionando, como ya lo hacen otras de la Inspectoría, sin una comunidad salesiana, pero animada desde el modelo de gestión laical, que también incluye la presencia de algún salesiano implicado en el acompañamiento y la animación pastoral. Un proceso que se acompañará desde el Consejo y los servicios Inspectoriales en lo que sea necesario.”, compartía Asurmendi durante su anuncio.

Los proyectos construidos desde Ciutat Meridiana por la comunidad salesiana junto a los seglares a lo largo de estos 38 años de vida seguirán adelante dando respuesta a los más necesitados, y en especial de los jóvenes, como quería Don Bosco. Una presencia salesiana que seguirá con las puertas abiertas para los ambientes populares, para los que necesitan una mano amiga, con la guía de María Auxiliadora y el trabajo de todas las personas que forman la familia salesiana en Barcelona.

También te puede interesar…

Share This