Guillermo González Santos, salesiano sacerdote (1930-2021)

27 septiembre 2021

La Inspectoría Salesiana María Auxiliadora comunicó que, hacia las 5:30 de esta mañana del lunes 27 de septiembre de 2021, falleció, en el Hospital Quirónsalud Infanta Luisa, el querido hermano salesiano sacerdote don Guillermo González Santos. Hace unos días sufrió un ictus, cuyas consecuencias no ha podido superar. Tenía 91 años de edad, y había cumplido los 75 de salesiano y los 64 de sacerdote.

Su funeral será celebrado el martes 28 de septiembre, a las 11:00, en la Parroquia San Juan Bosco de Sevilla-Triana. La capilla ardiente quedará abierta en la misma parroquia a partir de las 10:30 del lunes.

Don Guillermo nació en Alberguería de Argañán (Salamanca), el 16 de febrero de 1930. Hizo el noviciado en Utrera (Sevilla), donde profesó el 16 de agosto de 1946. Estudió la filosofía en Utrera-Consolación (1946-49). Después del tirocinio en Utrera-Ntra. Sra. del Carmen (1949-53), cursó sus estudios de teología en Alcalá de Guadaíra (1953-54), Posadas (1955-55) y Madrid-Carabanchel (1995-57). La ordenación presbiteral la recibió en Madrid, el 23 de junio de 1957, de manos de Mn. Juan Manuel González Arbeláez. Desde entonces ha venido desarrollando su labor pastoral en Utrera-Ntra. Sra. del Carmen (1957-58, 1962-65, y 1985-96), Sevilla-Universidad Laboral (1958-59 y 1972-78), Madrid-Estrecho (1959-62), Sevilla-Triana (1965-72 y 2012-21), Sevilla-Colegio Mayor (1978-85 y 2000-02), Sevilla-Trinidad (1996-2000), Jerez de la Frontera-Lora Tamayo (2002-04) y Sanlúcar la Mayor (2004-12). Fue durante muchos años director, y de 1991 a 2000, consejero inspectorial. Desde hace apenas un mes se encontraba en la Residencia Don Pedro Ricaldone de Sevilla.

Don Guillermo será recordado como buen salesiano, de vida intensa de oración y de constante ejercicio del ministerio sacerdotal, apostólico, entusiasmado con la propagación de la devoción a María Auxiliadora, inteligente y cercano. Que el Señor Resucitado lo reciba en su Reino, entre todos aquellos que han entregado su vida a la misión salesiana, que nuestro padre Don Bosco lo acompañe, y que María Auxiliadora, a la que tanto amó, lo acoja con el cariño de Buena Madre del cielo.

Descanse en paz.

También te puede interesar…

Share This