ESTUDIO DE LA PALABRA| CICLO C – II DOMINGO DE ADVIENTO

29 noviembre 2021

Propuesta de Lectio Divina personal (o en grupo)

II DOMINGO DE ADVIENTO Ciclo C (Lc 3,1-6)

 

 

ORACIÓN

Creemos que estás en medio de nosotros, Padre, y en nuestro interior;

creemos que el Espíritu de tu Hijo nos impulsa.

Te pedimos que no dejamos de estar abiertos al Espíritu,

y que sepamos escuchar sus insinuaciones.

Que venga sobre nosotros tu Espíritu

que nos ayude a conocer más a tu Hijo

a través de la Palabra que ahora escucharemos.

(B) PASOS PARA LA MEDITACIÓN

  1. LEE…

¿Qué dice el texto?

Atiende a todos los detalles posibles. Imagina la escena. Destaca todos los elementos que llaman la atención o te son muy significativos. Disfruta de la lectura atenta. Toma nota de todo lo que adviertas. Para la comprensión del texto te pueden servir los comentarios que te ofrecemos a continuación.

Texto (Lc 3,1-6)

En el año quince del reinado del emperador Tiberio, siendo Poncio Pilato gobernador de Judea, y Herodes virrey de Galilea, y su hermano Felipe virrey de Iturea y Traconítide, y Lisanio virrey de Abilene, bajo el sumo sacerdocio de Anás y Caifás, vino la palabra de Dios sobre Juan, hijo de Zacarías, en el desierto. Y recorrió toda la comarca del Jordán, predicando un bautismo de conversión para perdón de los pecados, como está escrito en el libro de los oráculos del profeta Isaías: «Una voz grita en el desierto: Preparad el camino del Señor, allanad sus senderos; elévense los valles, desciendan los montes y colinas; que lo torcido se enderece, lo escabroso se iguale. Y todos verán la salvación de Dios.»

Comentarios:

Nos encontramos de nuevo en esta sección del evangelio con la misma técnica de los paralelismos que Lucas ha utilizado ya en el relato de la infancia. En primer lugar se nos cuenta la actividad del bautista hasta el momento de su encarcelación por Herodes (Lc 3 1-20). Una vez que Juan ha desaparecido de la escena se inicia el ministerio de Jesús (Lc 3 21- 4 30). Esta separación tan tajante expresa claramente la concepción de la historia salvífica de Lucas. Para él Juan es el último testigo de la antigua alianza (Lc 16 16), mientras que Jesús es el centro del tiempo.

Lucas inicia la misión de Juan situándola en la historia del mundo pagano y en la del pueblo de Israel. En esta descripción geopolítica, como en el prólogo, se advierte la influencia de los historiadores de su tiempo. Pero Lucas no nos quiere dar sólo unos datos históricos. Pretende mostrarnos que la salvación de Dios, que viene con Jesús, no es algo intemporal. Se inserta en una historia y una geografía muy concreta. Así se nos describe la intrincada política de Palestina en la época en que Jesús va a empezar su predicación. Había territorios que dependían directamente de Roma, como era el caso de Judea. Otros, sin embargo, mantenían una cierta autonomía, como la provincia de Galilea. La fecha propuesta por Lucas nos permite afirmar que el comienzo de la misión de Juan ocurrió en los años 27 ó 28 d. C.

Juan es descrito como un profeta itinerante. Sin embargo, no es uno más en la larga serie de los profetas de Israel. Es el último profeta (el juicio inminente, Lc 3 7), el nuevo Elías esperado por Israel (Lc 1 17) y del que nos hablaba el profeta Malaquías (Mal 3 25). Terminará, como muchos de sus predecesores, encarcelado por fidelidad a su misión (Lc 3 19-20). Él viene a preparar el camino del Señor. Es lo que afirma la cita de Isaías (Is 40 1-5). Sin embargo Lucas, a diferencia de Mateo y Marcos, prolonga el texto del profeta hasta el v. 5 para introducir un rasgo universalista (todos) muy propio de su teología.

  1. MEDITA…

¿Qué me dice Dios a través del texto? Atiende a tu interior. A las mociones (movimientos) y emociones que sientes. ¿Algún aspecto te parece dirigido por Dios a tu persona, a tu situación, a alguna de tus dimensiones?

Sugerencias:

“No nos contentemos con «ver cosas», abramos los ojos hacia Dios que viene a liberarnos de nuestras esclavitudes.”

“Tengamos el coraje de cortar, de pulir, de rebajar… «Para que todos vean la salvación de Dios»”

                 –       “Venga tu Palabra”

                 –       “¡Ven, Señor!”

  1. CONTEMPLA Y REZA…

¿Qué le dices a Dios gracias a este texto? ¿Qué te mueve a decirle? ¿Peticiones, alabanza, acción de gracias, perdón, ayuda, entusiasmo, compromiso? Habla con Dios…

Sugerencias:

Señor,

gracias por poder participar en esta cadena

de mensajeros que te anuncian con su testimonio.

Reconozco que el encargo aviva mi responsabilidad.

  1. ACTÚA…

¿A qué te compromete el texto? ¿Qué ha movido la oración en tu interior? ¿Qué enseñanza encuentras? ¿Cómo hacer efectiva esa enseñanza?

  1. COMPARTE…

Si la Lectio se hace en grupo, podéis compartir con sencillez lo que cada uno ha descubierto, para enriquecimiento del grupo.

  1. DA GRACIAS…

Puedes acabar este momento con una oración: expresa a Dios lo que has vivido, dale gracias por lo que te ha manifestado, y pide al Espíritu que te haga pasar de la Palabra a la vida.

Gracias, Padre, por lo que me has revelado con esta Palabra.

Ayúdame a progresar en el conocimiento de tu Hijo, Jesús,

y hazme dócil a la acción del Espíritu en mi vida.

Fuente Oración: Evangelio al dia 2021 Ed. CCS

También te puede interesar…

Share This