ESTUDIO DE LA PALABRA| CICLO B – XXXI DOMINGO DE TIEMPO ORDINARIO

25 octubre 2021

Propuesta de Lectio Divina personal (o en grupo)

XXXI DOMINGO DE TIEMPO ORDINARIO Ciclo B (Mc 12,28b-34)

 

 

ORACIÓN

Creemos que estás en medio de nosotros, Padre, y en nuestro interior;

creemos que el Espíritu de tu Hijo nos impulsa.

Te pedimos que no dejamos de estar abiertos al Espíritu,

y que sepamos escuchar sus insinuaciones.

Que venga sobre nosotros tu Espíritu

que nos ayude a conocer más a tu Hijo

a través de la Palabra que ahora escucharemos.

  1.  

(B) PASOS PARA LA MEDITACIÓN

  1. LEE…

¿Qué dice el texto?

Atiende a todos los detalles posibles. Imagina la escena. Destaca todos los elementos que llaman la atención o te son muy significativos. Disfruta de la lectura atenta. Toma nota de todo lo que adviertas. Para la comprensión del texto te pueden servir los comentarios que te ofrecemos a continuación.

Texto (Mc 12,28b-34)

En aquel tiempo, un escriba se acercó a Jesús y le preguntó: «¿Qué mandamiento es el primero de todos?». Respondió Jesús: «El primero es: “Escucha, Israel, el Señor, nuestro Dios, es el único Señor: amarás al Señor, tu dios, con todo tu corazón, con toda tu alma, con toda tu mente, con todo tu ser”. El segundo es este: “Amaras a tu prójimo como a ti mismo”. No hay mandamiento mayor que estos». El escriba replicó: «Muy bien, Maestro, sin duda tienes razón cuando dices que el Señor es uno solo y no hay otro fuera de él; y que amarlo con todo el corazón, con todo el entendimiento y con todo el ser, y amar al prójimo como a uno mismo vale más que todos los holocaustos y sacrificios». Jesús, viendo que había respondido sensatamente, le dijo: «No estás lejos del reino de Dios». Y nadie se atrevió a hacerle más preguntas.

Comentarios:

El evangelista Marcos nos describe en el Evangelio cómo los sumos sacerdotes, los ancianos, los fariseos, los herodianos continuamente van hacia Jesús para poner a prueba su autoridad y discutir su enseñanza. En esta ocasión, es un escriba quien se acerca a Jesús y le cuestiona acerca de cuál es el primero de los mandamientos. Por supuesto que el escriba conocía la ley judía, y la respuesta de Jesús no fue novedad para él. El escriba reafirma la respuesta de Jesús diciendo que el amor al único Dios y al prójimo como a sí mismo “vale más que todos los holocaustos y todos los sacrificios”, es como si el escriba redescubriera “lo más importante” del contenido de la fe y sus prácticas. Amor a Dios, amor al prójimo, amor a uno mismo… estoy convencido de la verdad que esta Palabra trae: en la armonía de este “único” mandamiento se encuentra la felicidad de las personas, el camino de santidad que Jesús propone a cada creyente. Por lo tanto, ¿cómo amar a Dios, cómo amar a los demás, cómo amarme a mí mismo?, esa es la pregunta propia del discernimiento de aquel que quiere seguir a Jesús cada día. Quizá el Evangelio de hoy, nos esté invitando a reflexionar acerca de que no hay contradicción entre el amor a Dios, al prójimo y a mí mismo, una pequeña clave de discernimiento.

  1. MEDITA…

¿Qué me dice Dios a través del texto? Atiende a tu interior. A las mociones (movimientos) y emociones que sientes. ¿Algún aspecto te parece dirigido por Dios a tu persona, a tu situación, a alguna de tus dimensiones?

Sugerencias:

“El amor es la medida de la fe. ¿Cuánto amas tú? ¿Cómo es tu fe? Mi fe es como yo amo”

“Para conocer a Dios se requiere toda una vida: un camino, un camino de amor, de conocimiento, de amor al prójimo, de amor a quienes nos odian, de amor a todos.”

                 –       “Quiero ver sus rostros”

                 –       “Señor, enséñame a amar”

  1. CONTEMPLA Y REZA…

¿Qué le dices a Dios gracias a este texto? ¿Qué te mueve a decirle? ¿Peticiones, alabanza, acción de gracias, perdón, ayuda, entusiasmo, compromiso? Habla con Dios…

Sugerencias:

Señor,

ayúdame a entender que no te puedo amar a ti

sin mirar y amar al que está o pasa a mi lado.

Enséñame a evitar, por amor, hacer aquello que te niega

o reconoce la dignidad del próximo.

  1. ACTÚA…

¿A qué te compromete el texto? ¿Qué ha movido la oración en tu interior? ¿Qué enseñanza encuentras? ¿Cómo hacer efectiva esa enseñanza?

  1. COMPARTE…

Si la Lectio se hace en grupo, podéis compartir con sencillez lo que cada uno ha descubierto, para enriquecimiento del grupo.

  1. DA GRACIAS…

Puedes acabar este momento con una oración: expresa a Dios lo que has vivido, dale gracias por lo que te ha manifestado, y pide al Espíritu que te haga pasar de la Palabra a la vida.

Gracias, Padre, por lo que me has revelado con esta Palabra.

Ayúdame a progresar en el conocimiento de tu Hijo, Jesús,

y hazme dócil a la acción del Espíritu en mi vida.

Fuente Oración: Evangelio al dia 2021 Ed. CCS

También te puede interesar…

Share This