ESTUDIO DE LA PALABRA | CICLO B – CORPUS CHRISTI

2 junio 2021

Propuesta de Lectio Divina personal (o en grupo)

CORPUS CHRISTI Ciclo B (Mt 28,16-20)

 

 

ORACIÓN

Creemos que estás en medio de nosotros, Padre, y en nuestro interior;

creemos que el Espíritu de tu Hijo nos impulsa.

Te pedimos que no dejamos de estar abiertos al Espíritu,

y que sepamos escuchar sus insinuaciones.

Que venga sobre nosotros tu Espíritu

que nos ayude a conocer más a tu Hijo

a través de la Palabra que ahora escucharemos.

(B) PASOS PARA LA MEDITACIÓN 

  1. LEE…

¿Qué dice el texto?

Atiende a todos los detalles posibles. Imagina la escena. Destaca todos los elementos que llaman la atención o te son muy significativos. Disfruta de la lectura atenta. Toma nota de todo lo que adviertas. Para la comprensión del texto te pueden servir los comentarios que te ofrecemos a continuación.

Texto (MC 14,12-16.22-26)

El primer día de los Ácimos, cuando se sacrificaba el cordero pascual, le dijeron a Jesús sus discípulos: «¿Dónde quieres que vayamos a prepararte la cena de Pascua?». Él envió a dos discípulos diciéndoles: «Id a la ciudad, os saldrá al paso un hombre que lleva un cántaro de agua; seguidlo, y en la casa adonde entre, decidle al dueño: “El Maestro pregunta: ¿Cuál es la habitación donde voy a comer la Pascua con mis discípulos?” Os enseñará una habitación grande en el piso de arriba, acondicionada y dispuesta. Preparádnosla allí». Los discípulos se marcharon, llegaron a la ciudad, encontraron lo que les había dicho y prepararon la Pascua. Mientras comían, tomó pan y, pronunciando la bendición, lo partió y se lo dio diciendo: «Tomad, esto es mi cuerpo». Después tomó el cáliz, pronunció la acción de gracias, se lo dio y todos bebieron. Y les dijo: «Esta es mi sangre de la alianza, que es derramada por muchos. En verdad os digo que no volveré a beber del fruto de la vida hasta el día que beba el vino nuevo en el reino de Dios». Después de cantar el himno, salieron para el monte de los Olivos.

Comentarios:

Después de su manifestación, Jesús confía a sus discípulos la misión (Mt 28, 19-20). Si comparamos este envío misionero con el de Mt 10, 5-15, comprobaremos que se ha dado una transformación muy importante. Allí el anuncio del evangelio debía hacerse sólo a Israel; aquí, sin embargo, se dirige a todos los pueblos. En la perspectiva de Mateo, entre ambos envíos ha sucedido un acontecimiento muy importante: Israel ha rechazado a Jesús (véase Mt 21, 43); por eso el reino ha sido entregado a un nuevo pueblo cuya misión consistirá en hacer discípulos de Jesús a todos los hombres

El encargo que Jesús encomienda a sus discípulos resume las dos fases de la iniciación cristiana, tal como se realizaba en la Iglesia de Mateo. La primera era la enseñanza. Su contenido eran las palabras de Jesús, que el evangelista ha recogido y ordenado en cinco grandes discursos: el auténtico discípulo debe aprender a ponerlas en práctica (Mt 7, 21-27). La segunda fase era el bautismo que sellaba la íntima vinculación del discípulo con el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. También en este aspecto hay una gran diferencia entre el primer envío misionero de los discípulos y este último. Sólo ahora, que han conocido plenamente a Jesús, puede él encargarles la tarea de enseñar que hasta este momento se había reservado para sí (véase Mt 10, 1. 7-8).

Jesús les promete quedarse siempre con ellos. Esta afirmación aparece en otros lugares del evangelio (veáse Mt 1,23; 18,20) y expresa la convicción de que el resucitado sigue presente en medio de su Iglesia.

  1. MEDITA…

¿Qué me dice Dios a través del texto? Atiende a tu interior. A las mociones (movimientos) y emociones que sientes. ¿Algún aspecto te parece dirigido por Dios a tu persona, a tu situación, a alguna de tus dimensiones?

Sugerencias:

“De Él, en Él y por Él, Dios en su infinita riqueza amorosa se nos ha dado a conocer; y sólo por amor y en el amor accedemos a Él.”

“En Él aprendemos a ver al Padre: «si me conocierais a mí, conoceríais también a mi Padre…”

–     “Abba = Padre”

–     “Ven, Señor”

  1. CONTEMPLA Y REZA…

¿Qué le dices a Dios gracias a este texto? ¿Qué te mueve a decirle? ¿Peticiones, alabanza, acción de gracias, perdón, ayuda, entusiasmo, compromiso? Habla con Dios…

Sugerencias:

“Te has hecho compañero, amigo;

sin imponer presencia, mendigo;

y al tiempo te haces vino y pan partido.

Avanzas al ritmo de los niños.

Los ancianos te reconocen puerto y

andas junto al pie del peregrino”

  1. ACTÚA…

¿A qué te compromete el texto? ¿Qué ha movido la oración en tu interior? ¿Qué enseñanza encuentras? ¿Cómo hacer efectiva esa enseñanza?

  1. COMPARTE…

Si la Lectio se hace en grupo, podéis compartir con sencillez lo que cada uno ha descubierto, para enriquecimiento del grupo.

6. DA GRACIAS…

Puedes acabar este momento con una oración: expresa a Dios lo que has vivido, dale gracias por lo que te ha manifestado, y pide al Espíritu que te haga pasar de la Palabra a la vida.

Gracias, Padre, por lo que me has revelado con esta Palabra.

Ayúdame a progresar en el conocimiento de tu Hijo, Jesús,

y hazme dócil a la acción del Espíritu en mi vida.

Fuente Oración: Evangelio al dia 2020 Ed. CCS

Share This