EPN | CICLO B – XXIII DOMINGO DE TIEMPO ORDINARIO

30 agosto 2021

Evangelio Mc 7,31-37

NARRADOR: En aquel tiempo, dejando Jesús el territorio de Tiro, pasó por Sidón, camino del mar de Galilea, atravesando la Decápolis.

¿Sabéis qué es la Decápolis?

NIÑOS: No, ¿qué es?

NARRADOR: Era un grupo de diez ciudades, en especial un grupo en Jordán, en Israel y otro en Siria.

SEGUIDORES: Y le presentaron un sordo, que, además, apenas podía hablar; y le piden que le imponga la mano.

NARRADOR: Él, apartándolo de la gente, a solas, le metió los dedos en los oídos y con la saliva le tocó la lengua. Y mirando al cielo, suspiró y le dijo.

JESÚS: «Effetá» (esto es, «ábrete»)

NARRADOR: Y al momento se le abrieron los oídos, se le soltó la traba de la lengua y hablaba correctamente.

JESÚS: Él les mandó que no lo dijeran a nadie

NARRADOR: Pero, cuanto más se lo mandaba, con más insistencia lo proclamaban ellos. Y en el colmo del asombro decían:

SEGUIDORES: Todo lo ha hecho bien: hace oír a los sordos y hablar a los mudos.

En el tiempo de Jesús creían que cuando alguien tenía una enfermedad o tenía algún defecto físico era porque él o alguien de su familia eran pecadores. Jesús luchaba contra esa idea y decía que nadie podía enfermar por castigo del Padre. Entonces le trajeron un señor sordo y tartamudo. Miró hacia el cielo para que su Padre le ayudara, hizo que ese hombre volviera a oír y volviera a hablar.

Señor, que tu palabra “Effeta” llegue a todo mí ser, mi corazón…

y me abra hacia el buen camino en todos los sentidos;

que sienta que me liberas de todas las veces que no te escucho,

y de mis silencios, para que así pueda caminar junto a ti,

llevando con paz todo lo que Tú me pides.

Vamos a jugar

Pinta el dibujo

Share This