El Centro de Estudios Catequéticos de Sevilla reflexiona sobre la importancia de la formación religiosa en el contexto de la pandemia

22 enero 2021

El Centro de Estudios Catequéticos (CEC), organismo de la Inspectoría María Auxiliadora, encargado desde 1968 de la formación en el área de la catequesis, la pastoral juvenil y la enseñanza religiosa escolar, afronta el 2021 con el convencimiento de la necesidad de una buena formación en estos campos para las generaciones de educadores venideras.

A pesar del contexto de la pandemia el claustro del CEC continúa con su labor académica dentro de la programación fijada para el curso 2020/21. Entre los diferentes momentos de coordinación destaca la reunión celebrada el pasado 19 de enero donde el equipo completo del profesorado se encontró para revisar el desarrollo de los distintos grupos de formación de la Declaración Eclesiástica de Competencia Académica (DECA) para Educación Infantil y Primaria, el curso de «Pedagogía y Didáctica de la Enseñanza Religiosa Escolar» y la puesta en funcionamiento del próximo curso de «Acompañamiento para educadores y animadores de centros educativos y centros juveniles» (nivel 2).

Ante las restricciones sanitarias aplicadas a la nueva normativa el equipo de profesores, muy a su pesar, tuvo que aparcar temporalmente las aulas presenciales que tanta vida, cercanía y humanismo transmitían para pasar a la formación y el acompañamiento desde las aulas virtuales. No obstante han sabido adaptarse e incorporar todos aquellos recursos tecnológicos, pedagógicos y didácticos que han acercado los conocimientos teológicos y pedagógicos a las aulas fomentando y priorizando el diálogo, la reflexión compartida y el crecimiento personal y profesional de los alumnos. «Todos deseamos que esta situación revierta cuanto antes y podamos volver a la enseñanza tradicional pero incorporando todo lo que hemos aprendido en esta etapa», comparten sobre la experiencia vivida en estos primeros meses.

Algunas de las conclusiones del encuentro de revisión giraron sobre la combinación de las videoconferencias y las numerosas posibilidades que aporta el uso de herramientas como Neadpor, Genially, epuzle, formularios de Google y la plataforma Meet haciendo grupos pequeños de trabajo para favorece la participación de los alumnos en el aula virtual. . 

Estas medidas, que durante 600 horas de formación, buscan hacer llegar los conocimientos teológicos básicos a  los destinatarios, partían de la observancia de la pérdida de feedback con los alumnos ya que la interacción en el aula presencial es mucho mayor. «Las videoconferencias para nuestra pedagogía salesiana no facilitan el diálogo, pero sí es posible utilizando  recursos como los citados anteriormente , donde el alumno se sienta más implicado». Añaden así también los profesores que «Los alumnos demandan más presencialidad virtual que formación online asincrónica, ya que en ocasiones les resulta abrumador toda la información que reciben desde la distancia».

Los profesores, laicos y salesianos, acostumbrados a trabajar en el campo de la educación juvenil han demostrado que saben hacer llegar esta formación con sus habilidades y destrezas adquiridas en el día a día trabajando junto a los jóvenes.

También te puede interesar…

Share This