La Inspectoría Salesiana María Auxiliadora comunica la suspensión de la comunidad religiosa de Cabezo de Torres a partir del curso 2021/22

8 octubre 2020

Se inicia el proceso de acompañamiento y preparación de la salida de la comunidad religiosa de la localidad murciana que dejará paso al funcionamiento como una obra salesiana de gestión laical.

En la tarde del 8 de octubre se anunció la suspensión de la comunidad religiosa de Cabezo de Torres tras un encuentro celebrado entre Ángel Asurmendi, Provincial de la Inspectoría Salesiana María Auxiliadora, los salesianos y el consejo de la Obra. Esta comunicación no afecta a la marcha del centro educativo y de todas las actividades de la obra que seguirán con su funcionamiento habitual.

La decisión forma parte del proceso de reorganización de las presencias salesianas de España iniciada en 2014 y es el resultado de un largo proceso de discernimiento dentro del Consejo Inspectorial, iluminado por las orientaciones aportadas en el último Capítulo Inspectorial y por las indicaciones del Rector Mayor de la Congregación que invitaba “a continuar el proceso de reestructuración de las presencias de la Inspectoría de modo que permita tener un número de comunidades cualitativamente significativas, renovar el proyecto de las obras sin comunidad y construir nuevos modos de misión de futuro”.

A partir de ahora comienza el proceso de acompañamiento y preparación para que en el curso 2021/22 la casa salesiana cabezotorreña comience funcionar como una obra salesiana de gestión laical. La salida de la comunidad religiosa de la localidad también será comunicada a las diferentes autoridades eclesiásticas y civiles.

«He propuesto a la comunidad comenzar, en la obra y en todos sus ambientes, un proceso de reflexión, para que la obra se organice y pueda comenzar a funcionar desde el modelo de gestión seglar con el que ya están funcionando otras casas de la Inspectoría”, compartía Asurmendi en su comunicación donde informaba sobre la transición anunciada.

La comunidad salesiana, presente en la ciudad desde mediados de los años cincuenta, dejará de residir en Cabezo de Torres, pero la comunidad educativa seguirá adelante educando y evangelizando a los jóvenes y sus familias, con el estilo de Don Bosco, como fiel reflejo del sueño original del sacerdote don Antonio Valverde.

Una historia nacida entre limoneros que escribe hoy un nuevo capítulo recordando el empeño pastoral de salesianos como don Tomás Baraut, don Celedonio Macías, don Basilio Bustillo o don Benjamín Juaristi, junto al respaldo del Obispo de la Diócesis don Ramón Sanahuja y Marcé. Un proyecto afianzado a lo largo del tiempo que seguirá contando con la protección de María Auxiliadora y el compromiso de todas las personas que forman la gran familia salesiana en Cabezo de Torres.

También te puede interesar…

Share This