Los Salesianos Cooperadores viven un ‘Campobosco en familia’

25 agosto 2022

Los Salesianos Cooperadores del centro de Rota organizaron durante meses los preparativos para llevar a cabo la peregrinación a Turín para visitar los lugares santos salesianos. A dicha propuesta se unieron hermanos de toda la Provincia de María Auxiliadora desde los centros de Cádiz, Jerez, San José del Valle, Sevilla, Montilla, Badajoz, Cáceres y Canarias.

Acompañados por el salesiano Rafael Cazorla y por la salesiana Blanqui Santamaría pudieron hacer un recorrido del 14 al 21 de agosto por los lugares más significativos de la tierra de Don Bosco. Valdocco, Colle Don Bosco, Castelnuovo, Capriglio, Moncuco, Mondomio, Chieri, Mornese o la Valponasca han sido algunas de las localizaciones que han podido conocer.

«Un total de 64 personas son los que han viajado y compartido momentos únicos que quedarán grabados a fuego en sus corazones. Anécdotas y oraciones compartidas que no han sido impedimento ni siquiera por la diferencia de edad de los participantes», comparten los participantes tras la experiencia.

«Gracias a la generosidad de Alejandro Guevara, director de la casa de Valdocco, Juan Carlos Pérez Godoy, consejero para la región Mediterránea, y la salesiana Mª Ángeles García Mainar, hemos profundizado, aún más si cabe, en la espiritualidad salesiana haciendo de su viaje una oración de acción de gracias continua durante toda la semana», añaden.

Un grupo que vuelve con las pilas recargadas, habiendo bebido de la fuente del primer Oratorio, para poder seguir dando vida en sus respectivas realidades. Desde la tierra donde nacen los sueños quieren seguir siendo transmisores del amor de Dios a los jóvenes acompañados de la protección amorosa de la madre Auxiliadora.

También te puede interesar…

Representación salesiana en el encuentro internacional “Sport for all – cohesive, accessible and tailored to each person”

Representación salesiana en el encuentro internacional “Sport for all – cohesive, accessible and tailored to each person”

El deporte educativo salesiano estuvo presente en el Vaticano para responder a la invitación del Santo Padre sobre la responsabilidad social del deporte y la importancia del mismo como medio de crecimiento humano, educativo y espiritual adoptando tres características fundamentales: un deporte cohesionado, accesible y a medida de cada persona.