«La educación es un acto de amor, porque es dar vida”

14 enero 2016

Como dijo Howard Hendricks “la enseñanza que deja huella no es la que se hace de cabeza a cabeza, sino de corazón a corazón”.

¿Nunca se han planteado seriamente lo que sería poder ayudar y enseñar a los demás sin necesidad real de querer recibir nada a cambio? Es lo que uno siente cuando visita la Parroquia de los Salesianos Jesús Obrero, situada en el barrio de las Tres Viviendas del Polígono Sur, un lugar con muchos prejuicios que uno elimina cuando pone un pie allí. 

Es una Parroquia original en un lugar muy original, de ahí que se vio la necesidad de completar su acción educativa haciendo una gran inversión y opción en lo que hoy llaman ‘Centro Social don Bosco’, que formando parte integral y corazón del servicio pastoral, fue inaugurado el 24 de junio del 2011 y se puso en funcionamiento en enero del 2012. Los salesianos que lo hacen posible creen que es una respuesta adecuada a la realidad del barrio, especialmente de sus jóvenes. 

Con su presencia hacen realidad el estilo salesiano de “evangelizar educando y educar evangelizando”, algo que don Bosco llamaba “Asistencia o presencia Educativa”. Las actividades y servicios no son fines en sí mismos, son instrumentos para atender a las personas, estar y caminar con ellos, escucharlos, alentarlos con optimismo y alegría, a pesar de las realidades que viven y les rodean. 

“El optimismo nace de la confianza en la personas y en la presencia de nuestro Padre Dios y su Providencia para todos y cada uno” comenta el párroco, Francisco Vázquez.

Realizan proyectos y proporcionan ayudas como la promoción de la mujer en su formación integral, cultural y humana. Para llevar a cabo todo esto existe un numeroso grupo de voluntarios en los diversos sectores y actividades, “sin ellos sería imposible la realización de nuestro Proyecto Pastoral, diversos y complementarios, todos unidos en servir a quienes están en el centro del proyecto y lo motivan: las personas, su educación y promoción, con la oferta del don mayor que podemos ofrecer: Jesucristo el Señor y el Evangelio de la Alegría”.

Somos seres humanos que tenemos prejuicios de los demás antes de que puedan demostrar lo que son y lo que hacen en realidad. 

Cuando cualquier persona oye “vamos a las Tres mil Viviendas” en seguida surge la respuesta de “ten cuidado”, pero al llegar allí y ver el ambiente que hay y que se genera, sobre todo en la época de Navidad, se cae en la cuenta de que hay que conocer antes que juzgar, porque muchas veces las apariencias engañan, y en este caso la realidad de esta parroquia lo demuestra.

En esta parroquia y comunidad, a la que ellos prefieren llamar familia, reina la alegría, la felicidad y una educación impartida por los párrocos y unos voluntarios especiales. Como dijo el Papa Francisco “la educación es un acto de amor, porque es dar vida”.
 

También te puede interesar…

La Fundación Endesa, Comisionado y la Fundación Don Bosco inauguran una escuela ocupacional para jóvenes en el Polígono Sur

La Fundación Endesa, Comisionado y la Fundación Don Bosco inauguran una escuela ocupacional para jóvenes en el Polígono Sur

Por Fundación Don Bosco Gracias a este proyecto una veintena de jóvenes que han abandonado sus estudios en este barrio sevillano podrán mejorar su formación y optar a un futuro mejor. Esta ayuda forma parte del Plan de Actuación Urgente frente al COVID 19 puesto en...

Share This