Inicio de curso en la Comunidad Bartolomé Blanco

28 septiembre 2020

Per Paco Jaldo, sdb.

¡Ya llego septiembre! Y con este mes nuestra Comunidad Propuesta Bartolomé Blando ha iniciado, no solo un nuevo curso, sino que en esta ocasión, tras seis años de andadura, hemos comenzado una nueva etapa. En agosto vivíamos un momento muy importante en nuestra casa con el cambio de director, habiendo sido nombrado en junio, Paco Pepe Pérez Camacho. La toma de posición de Paco Pepe y la despedida de Pepe Núñez fue el 4 de agosto. Desde estas líneas toda la comunidad y todos los chicos que han pasado por ella le desea a Pepe mucha suerte en su nueva misión como director de Centro Nacional de Pastoral que la Congregación Salesiana tiene en Madrid.

Este año nuestra comunidad está compuesta por diecisiete personas: cuatro salesianos, dos chicos que están realizando su camino de búsqueda en el pre-noviciado y en el aspirantado, y los once jóvenes  que viven ciertas dificultades y que en estos años buscan terminar sus estudios y conseguir la autonomía. Este mes de septiembre nos ha ayudado a relanzar el proyecto comunitario que hemos realizado en Antequera, donde pudimos unirnos y conocernos más para afrontar los retos que tenemos entre manos, recargar pilar y disfrutar de la naturaleza visitando el Torcal y la playa del Rincón de la Victoria, disfrutando de esta manera de una naturaleza que nos ayuda a descubrir que somos hijos de Dios.

El 22 de septiembre celebrábamos la memoria de los mártires salesianos de España entre los que se encuentra Bartolomé Blanco. Un día que suele pasar desapercibido pero que es muy especial para nosotros.

Por todo ello podemos decir que estamos preparados para comenzar y disfrutar de este maravillo curso que se nos regala lleno de oportunidades. 

También te puede interesar…

Vivir para dar vida

Vivir para dar vida

Tradicionalmente consideramos el mes de noviembre como el mes dedicado al recuerdo y la oración por los difuntos. Ciertamente, ante la realidad de la muerte todos nos sentimos un poco desconcertados y desorientados. La muerte de seres queridos, siempre nos interroga sobre nuestra propia muerte, pero también nos obliga a preguntarnos: ¿que estoy haciendo de mi vida?

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Más información

ACEPTAR
Aviso de cookies