“Una comunidad en la que el liderazgo es compartido, donde cada uno asume su papel como agente educativo-pastoral”

24 diciembre 2019

Buenos días, bienvenidos a todos los lectores de la Revista Inspectorial. Me han pedido que os hable del proyecto de actualización pedagógica y pastoral que estamos viviendo en las escuelas. En el qué, sería la actualización del proyecto educativo-pastoral, un proyecto común, compartido, pensando en un enfoque competencial, dirigido al crecimiento de las personas, de nuestro alumnado, para que puedan organizar su proyecto de vida. Un proyecto de vida que contemple, como no, el compromiso social, de transformación del entorno. ¿De qué manera? O sea, ¿cómo?, pues con la personalización, con el estilo típico y característico de la pedagogía salesiana, pero actualizada a los tiempos, con los elementos que nos permiten las metodologías activas, básicamente con el trabajo por proyectos, a través de ambientes -en educación infantil-, aplicando todo lo que nos da la ciencia de la psicología y la pedagogía a día de hoy. Aplicando también la cultura del pensamiento, con actividades de metacondición, para que sean conscientes de su propio proceso de aprendizaje. ¿Y el quién? Pues la comunidad educativo-pastoral, que en este caso se transforma en comunidad de aprendizaje. Una comunidad en la que el liderazgo es compartido, donde cada uno asume su papel como agente educativo-pastoral, y donde el destinatario último es la propia comunidad. Es decir, primero el alumnado, pero también sus familias, los propios docentes y personal de administración y servicio. Todo el conjunto de las personas que conforman la escuela. 

 

También te puede interesar…