¿Qué salesiano para los jóvenes de hoy?

24 noviembre 2018

La Inspectoría Salesiana María Auxiliadora celebra del 27 al 29 de diciembre el inicio de lo que será su segundo Capítulo Inspectorial (CI). El mismo se desarrollará en dos sesiones que tendrán lugar en Barcelona Martí Codolar; con una primera parte en diciembre, y otra entre el 25 y el 27 de abril de 2019, con más de 130 participantes.

Pero a las puertas de este nuevo evento, ¿qué significado tiene el Capítulo?

Desde la etimología, al sumergirse en el diccionario de la Real Academia de la Lengua, en su primera acepción, aparece este sustantivo masculino que se define como la división que se hace en los libros y en cualquier otro escrito para el mejor orden y más fácil comprensión de la materia. También hace referencia, en radio y televisión, a cada una de las partes en que se divide una obra dramática o documental para su emisión. Ambos casos quedan lejos de la vida salesiana. También se descartan las locuciones verbales que hablan de ser “capítulo aparte” o “llamar a alguien a capítulo”, como una forma de ser diferente o para pedir cuenta por los actos. Para concebir el Capítulo como Salesianos hay que dirigirse a la quinta acepción, esa que hace referencia a la junta que hacen los religiosos y clérigos regulares a determinados tiempos, conforme a los estatutos de sus órdenes, para las elecciones de prelados y para otros asuntos.

¿Y qué dicen las Constituciones Salesianas? Si vamos a la raíz de la celebración de este evento, según se recoge en el artículo 170, el capítulo inspectorial es la reunión fraterna donde las comunidades locales refuerzan su sentido de pertenencia a la comunidad inspectorial, mediante la solicitud común por los problemas generales. Es, asimismo, la asamblea representativa de los hermanos y de las comunidades-locales. Es el caso de Salesianos SMX, presentes en las Comunidades Autónomas de Cataluña, Aragón, Comunidad Valenciana, Región de Murcia, Islas Baleares, Andalucía, Extremadura y Canarias.

En este contexto, Ángel Asurmendi, provincial de la Inspectoría María Auxiliadora, compartía en su carta de convocatoria como preparación al CI´19 que esta vivencia es un momento clave en la vida de la inspectoría “No solo por el influjo notable que tiene a través de las decisiones que se toman, sino también porque en el proceso de preparación se implican todos los hermanos”, comentaba.

Además, este Capítulo es la antesala de la celebración del Capítulo General 28 (CG28) convocado por el Rector Mayor. Dicha convocatoria compromete a la inspectoría con la reflexión para enviar aportaciones al regulador del Capítulo General, y a elegir también a tres delegados de los hermanos para participar en él, junto al Inspector.

 

Escuchar a los jóvenes de hoy

El tema central a abordar por el CI´19, vinculado al CG28,  será responder la cuestión ¿Qué salesiano para los jóvenes de hoy? Este objetivo principal estará articulado en tres grupos temáticos: 

  1. Prioridades de la misión,
  2. Perfil del salesiano,
  3. Compartir la misión y la formación con los seglares

Por otra parte, el CG28 se ocupará de unos cuantos asuntos de naturaleza jurídica que hacen referencia a las Constituciones y a los Reglamentos Generales, a la vida de las inspectorías y de las comunidades locales. Mientras que, en la Inspectoría Salesiana María Auxiliadora, además, se tratarán algunos puntos señalados en la hoja de ruta de la unificación y reestructuración: función de la comunidad religiosa en la casa, criterios para la reducción de comunidades y criterios para la atención a las casas sin comunidad.

¿Qué competencias tiene el Capítulo Inspectorial?
Según el artículo 171, el CI debe establecer cuanto se refiere a la buena marcha de la inspectoría; 
buscar los medios adecuados para promover la vida religiosa y pastoral de la comunidad 
inspectorial; 
estudiar y revisar la actuación concreta de las decisiones del Capítulo General; 
hacer y revisar el directorio inspectorial, en el ámbito de las competencias asignadas a dicho nivel; 
elegir a uno o dos delegados para el Capítulo General y sus suplentes, según se indica en los 
Reglamentos generales. (R 167.190)

Tras la edición de 2016, llega esta nueva sesión debido a que, ordinariamente, el CI es convocado por el inspector cada tres años, y siempre que se convoque el Capítulo General; de modo extraordinario, cuando el inspector, con el consentimiento de su Consejo y tras consulta al Rector Mayor, lo crea conveniente para el bien de la inspectoría. (R 168).

¿Quién participa en este evento?
En el CI´19 intervienen con derecho a voto:  el inspector, que preside; 
los consejeros inspectoriales; 
el superior de cada delegación inspectorial; 
el regulador del capítulo inspectorial; 
el director de toda casa erigida canónicamente o, si éste se halla gravemente impedido, su vicario, 
previa aprobación del inspector; 
el maestro de novicios; 
los delegados de las comunidades locales y de la comunidad inspectorial, elegidos entre los 
profesos perpetuos como establecen los Reglamentos generales. (R 161.165.168).

Además, en la elección de los delegados de las comunidades locales y de la comunidad inspectorial, participan todos los profesos perpetuos y temporales. (R 165).

¿Cómo se prepara este evento?
A nivel personal, cada salesiano sigue la preparación, el desarrollo y las conclusiones del CI por medio de la oración y la información. También se sugiere vivirlo en un clima de conversión personal, para asumir las implicaciones espirituales y pastorales del tema del CG’28. Da su propio voto para la elección del delegado de la propia comunidad y de su suplente, participa en la elección de los delegados de los hermanos de la Inspectoría o estudia personalmente el tema, sirviéndose del material recibido y del intercambio de ideas en su comunidad.

Por otra parte, cada comunidad acompaña todo el proceso capitular con la oración diaria; elige a su delegado para el CI y a su suplente; levanta acta de dicha elección o estudia el tema propuesto manda sus aportaciones al Regulador del CI.

Aunque pueda parecer que los trabajos del CI se concentran en las últimas semanas, los preparativos arrancan tiempo atrás. Por ejemplo, con fecha 1 de julio, se publicaba la carta de convocatoria donde figuraba el nombramiento de Miguel Ángel Álvarez Paulino, director del Colegio Mayor Universitario San Juan Bosco de Sevilla, como Regulador y los miembros de la comisión precapitular. En ella estaban salesianos y laicos, con diferentes responsabilidades en la marcha ordinaria de la inspectoría, entre los que se encontraban Fernando Miranda, Rosa María Bellido, Carles Rubio, Segundo García y Marco Antonio Vázquez.

Por otra parte, para abordar los asuntos de naturaleza jurídica que pide el CG’28, el inspector creó un grupo de trabajo ad hoc, presidido por el salesiano Luis Onrubia.

El estudio de los trabajos de preparación se iniciaron el pasado 9 de julio y, a lo largo de estos meses, se han llevado a cabo diferentes sesiones para elaborar materiales para que los salesianos, las comunidades salesianas, los jóvenes, laicos y Familia Salesiana de las obras puedan participar en el CI’19 con sus aportaciones, como pide el Rector Mayor. Igualmente, para esta edición, atendiendo la petición del Regulador del CG’28, Stefano Vanoli, se pedía a cada comunidad salesiana local ponerse a la escucha de los jóvenes.

Días que faltan para el CI´19

Día(s)

:

Hora(s)

:

Minuto(s)

:

Segundo(s)

¿Qué esperas de este nuevo Capítulo?

El año pasado acompañé el Camino de Santiago de un grupo de colegiales; durante el mismo, una idea que se repetía era que lo importante era el camino, no tanto llegar a Santiago.  Algo parecido digo del Capítulo. El poder en estos meses hablar entre nosotros, compartir nuestras inquietudes, temores y esperanzas con otros salesianos religiosos, pero también con jóvenes, miembros de la Familia Salesiana y seglares, pienso que, más allá de posibles decisiones operativas, es lo que aporta una experiencia como esta.

¿Qué supone como salesiano ejercer la función de Regulador?

“Una gran responsabilidad; primero, por la confianza depositada en el Regulador por parte del inspector a la hora de nombrarlo; segundo, por la tarea  de organizar y llevar adelante un momento de capital importancia para la vida de una Inspectoría como es la celebración de su Capítulo, la “asamblea representativa de los hermanos y de las comunidades locales””.

Miguel Ángel Álvarez,  sdb, director del Colegio Mayor Universitario San Juan Bosco de Sevilla y Regulador del CI´19.

¿Qué supone este nuevo Capítulo para la inspectoría?

“Creo que supone un paso de calidad muy importante. Por una parte, responder a la demanda que nos hace el Rector Mayor para mirar nuestro futuro como salesianos entre los jóvenes y que se recoge en el título del CG 28 «¿Qué salesianos para los jóvenes de hoy?».

Hacer una reflexión seria sobre esto, puede hacerse de muchas formas, pero si no se hace dejando que nuestra vida, personal y comunitaria, se vea comprometida y afectada, creo que no tendrá mucha repercusión.

Por otra, la mirada a nuestra realidad como inspectoría. Tomar en las manos algunos temas que nos preocupan como el camino que tenemos que seguir para reestructurar nuestras presencias, nuestras comunidades, nuestra forma de estar y acompañar, la misión compartida con los seglares.

La respuesta de las comunidades ha sido muy positiva y muy rica. Verdaderamente las aportaciones nos lanzan a un escenario al que habrá que responder con fidelidad y creatividad. Todo esto, sabiendo escuchar al Espíritu que no deja de guiarnos en este camino”.

Fernando Miranda, sdb, vicario inspectorial

¿Qué supone como salesiano trabajar en la comisión precapitular?

“En primer lugar, es una oportunidad de hacer tu pequeña aportación a la manera de enfocar el trabajo del Capítulo, en diálogo con otras personas de la comisión, tanto seglares como salesianos. En segundo lugar, supone el enriquecimiento de poder recoger las aportaciones de todas las comunidades, seglares y jóvenes en torno al tema del capítulo. Esto te permite captar por dónde anda la sintonía inspectorial en cuanto al tema.

Por último, supone la posibilidad de ejercer la corresponsabilidad con los seglares en temas importantes para nuestra Inspectoría». 

 

Segundo García, sdb, director titular de Salesianos Valencia San Antonio Abad.

¿Qué supone como laico trabajar en la Comisión Precapitular? 

“Supone la oportunidad de colaborar con un proceso de discernimiento clave para afianzar el futuro de la misión y la vida salesiana en nuestra Inspectoría. Una experiencia que me ha permitido profundizar en la metodología de escuchar, interpretar y optar que se nos propone desde Roma”.

Carles Rubio, coordinador de las Escuelas de Cataluña, Baleares y Alto Aragón.

¿Cómo influye la visión de los jóvenes al trabajo del Capítulo?

“La verdad es que la pregunta me parece importante y nuclear en medio del mundo en el que estamos y el Capítulo que vamos a celebrar. Sencillamente con la mirada puesta en el Dios de la vida que nos da la luz cada mañana y con los jóvenes como horizonte y océano en el que navegar, la Familia Salesiana necesita de un modo vital, entrar en diálogo con los jóvenes, allí donde se encuentran. Con sus deseos y aspiraciones. Con sus luces y sombras. Es el lugar en el que el Señor nos sigue llamando a todos y cada uno por nuestro nombre personal, con cariño y afecto inagotable. De otro modo, sin su aportación, nuestra reflexión se queda hueca y en el aire”.

Marco Vázquez, sdb, director titular de Salesianos Úbeda y Linares

¿Qué supone como laico trabajar en la Comisión Precapitular? 

“Diría que orgullo y responsabilidad. Orgullo por ser elegida para ello. De alguna manera están depositando en ti la confianza de la misión compartida. Te están diciendo creemos en ti y queremos que  ayudes a preparar el Capítulo inspectorial.  Responsabilidad por ser capaz de responder como se merece a esta invitación y contribuir de la mejor manera posible a preparar los materiales y la organización del Capítulo Inspectorial”

Rosa Mª Bellido, directora de centro de Salesianos Córdoba

También te puede interesar…

De Santiago a Turín: Un Verano salesiano ilusionante

De Santiago a Turín: Un Verano salesiano ilusionante

¡Atrévete, confía, vive! Este lema, escogido para el Campobosco 2022 es el mejor mensaje posible para anunciar lo que está por venir en un verano muy especial. Tras el exigente tiempo de pandemia, condicionado por las restricciones sanitarias, la juventud salesiana vuelve a mirar a los meses de verano con ilusión sabiendo que muchas de las actividades centrales del año han vuelto con más fuerza que nunca.

Llegó la hora de hacer balance del ‘Nos mueve la esperanza’

Llegó la hora de hacer balance del ‘Nos mueve la esperanza’

Desde que el pasado 9 de junio de 2021 se lanzara el lema ‘Nos mueve la esperanza’ en el encuentro del consejo inspectorial con los consejos de Obra, han pasado 11 meses en los que la Inspectoría ha ejercitado la esperanza con cada una de las actividades e iniciativas que en ella se han realizado.