Llegó la hora de hacer balance del ‘Nos mueve la esperanza’

29 abril 2022

Desde que el pasado 9 de junio de 2021 se lanzara el lema ‘Nos mueve la esperanza’ coincidiendo con el encuentro del consejo inspectorial con los consejos de Obra, han pasado 11 meses en los que la Inspectoría Salesiana María Auxiliadora ha profundizado en el sentido evangelizador con cada una de las actividades e iniciativas que en ella se han realizado.

El delegado de Pastoral Juvenil Jordi Lleixà, al explicar el eslógan contaba que era reflejo del Aguinaldo del Rector Mayor. «Siguiendo con la línea de trabajo de los últimos años, con la que hemos trabajado distintas opciones del Proyecto Orgánico Inspectorial, el curso 2021-22 nos centraremos en la opción tercera, compartía el salesiano sobre una esperanza que surge del encuentro personal con Jesucristo. 

Cada uno de los encuentros de coordinación llevados a cabo este curso han estado apoyados en el lema, de igual manera se ha insistido en cada una de las Escuelas, Parroquias, Centros Juveniles y Plataformas Sociales donde ha resonado este hilo conductor que animaba a salir al encuentro con Jesús anima a salir al encuentro del otro y compartir la fe y la esperanza.

“Ante el individualismo al que nos podía llevar el confinamiento debido al aislamiento se ha respondido con mayor comunicación y conexión entre todos; ante la inestabilidad y la incertidumbre, se ha reaccionado con creatividad y talento; ante la dispersión de enfrentarse a lo desconocido nos hemos movilizado para pensar y discernir las posibilidades y respuestas más adecuadas; ante la falta de recursos adecuados se han diseñado nuevos escenarios de trabajo y de relaciones”, explica el coordinador inspectorial de Plataformas Sociales, Joan Valls. Se trataba fundamentalmente del apartado del POI que habla de la evangelización y este lema nos ha permitido seguir reflexionando a todos los niveles en la pedagogía del anuncio del Evangelio, en cómo realizar el primer anuncio y en cómo seguir profundizando en los itinerarios sobre la espiritualidad y la apertura a la trascendencia» añadía.

La acogida en las Plataformas Sociales ha sido positiva porque respondía a la necesidad de resituarnos después de unos años muy duros. “Se han consolidado dos criterios de actuación como los más significativos entre nosotros: el de la necesidad de cuidarnos mutuamente como una de las tareas básicas a seguir trabajando y el de exorcizar el desaliento que en algunos momentos hemos tenido y que puede persistir como cansancio o incluso como impotencia ante el crecimiento de las desigualdades y de la brecha educativa cada vez mayor con la que nos encontramos” añadía Joan Valls.

Por otra parte, Firenze Bisio, del equipo inspectorial de Pastoral Juvenil, observa que año tras año desde la unificación de la Inspectoría el lema va calando más en los jóvenes ya que se trabaja desde la unidad en las casas salesianas. «La palabra -esperanza- es un término que, como tal, quizás muchos de ellos habían “olvidado” y que han aprendido nuevamente a utilizarla, o por lo menos a recordarla. 

Además, sigue resultando muy positivo poder tener disponible en la web esos materiales que al fin y al cabo son herramientas que nos ayudan a poder guiarnos para que todos conozcamos más la campaña y su significado e intentar aplicarlo a la realidad» explica. 

Después de las circunstancias de pandemia vividas en cada hogar, es ahora cuando estamos siendo conscientes de lo que ha ocasionado este periodo. Esa confianza de y entre los jóvenes se ha vuelto un poco más frágil (entre otras cosas) y creo que estamos en ese proceso de volver a facilitarles nuestra cercanía y las herramientas necesarias para que no dejen de trabajar en ese proceso de fe y ánimo para poder seguir teniendo sueños y metas, siendo conscientes que supone un esfuerzo. Su realidad hoy es bien distinta, y es que esa realidad no deja de cambiar constantemente. Es una oportunidad poder estar a su lado porque hoy, sí veo que sienten un poco más de esperanza independientemente del resultado positivo o no tan positivo que puedan obtener. Si una de las cosas que hemos aprendido de la esperanza es estar en camino. ¡Caminando están! Pero aún queda camino que recorrer junto a ellos” añade.

El coordinador inspectorial de Escuelas, Miguel Canino, cuenta que “sin duda, el lema ‘Nos mueve la Esperanza’ ha tenido una amplia acogida en nuestras escuelas. Así, hemos descubierto la sintonía entre las vivencias, aspiraciones y necesidades de las escuelas durante la pandemia y los grandes valores que este lema nos ha ofrecido” explicaba.

«Más allá de los materiales y las propuestas concretas, que han sido bien valorados, la necesidad de cultivar la vivencia de una Esperanza que nace de nuestra fe en Jesucristo nos ha motivado para ofrecer una respuesta salesiana a los múltiples retos que las escuelas han tenido que afrontar en estos meses» compartía.

Comunicar la esperanza

El delegado inspectorial de Comunicación, Carlos Martín explicaba que, al igual que en años anteriores con ‘Somos Uno’, ‘Primero, los Últimos’ y ‘Ven y verás’, es un verdadero regalo ver de cerca que las ideas, los proyectos o los objetivos transversales tienen nombres y apellidos y se hacen realidad en cada casa y entidad salesiana. ‘Nos mueve la Esperanza’ ha remarcado el sentido evangelizador de la misión recogido en el “Proyecto Orgánico Inspectorial” y se ha podido trasladar a numerosas acciones que lo han llevado a lo concreto en el día a día y también a la comunicación. 

«Para nuestro equipo, que tenemos la suerte de acompañar algunas acciones concretas como el desarrollo de la imagen o peticiones diarias que están relacionadas, valoramos que existan elementos que unan de un rincón a otro de nuestra inspectoría. Desde los mensajes en redes sociales con el hashtag #NosMueveLaEsperanza hasta multitud de elementos que nos hacen sentirnos en comunión. Eso ayuda a sentirse en familia» insistía. 

Casas salesianas más esperanzadas

En Salesianos Córdoba explica el director, José Antonio Perdigones, que la Campaña fue muy bien acogida tras venir de una buena experiencia con Somos Uno. “Quizás, con el paso de los meses, hemos constatado que la campaña no estaba siendo tan rica como la anterior. Empezando por el tema de materiales, que en algunos aspectos ha sido pobre. No está teniendo el mismo eco, aunque eso no significa que no sea acogida” explicaba.

«Al terminar el curso podemos decir que hay un poco más de esperanza en nuestros niños, jóvenes, educadores y personal de servicios. En el origen de la campaña, al hablar de Esperanza, hablamos de Jesucristo Resucitado, que es realmente nuestra esperanza. En el desarrollo de la campaña creo que hemos ido desembocando más en un valor, una actitud” añade el director salesiano bajo una mirada práctica con la experiencia diaria.

 

Parroquias salesianas fortalecidas

El coordinador inspectorial de Parroquias, Santiago Muñoz, explica que «por los comentarios que hemos ido haciendo en las reuniones de párrocos, la propuesta del lema ha tenido muy buena acogida. Se ha intentado acoger en las programaciones de las Parroquias (este era uno de los objetivos a trabajar en el curso: acoger y trabajar el lema). Ha dado juego su estructuración en tres partes para poder ir profundizando cada trimestre en un aspecto concreto. Los diferentes momentos importantes del año litúrgico y de la vida parroquial han considerado los diversos aspectos de la esperanza». 

«El lema ha sido muy acertado para profundizar y reforzar un tema muy importante en la vida cristiana que está bastante afectado con la realidad de los últimos tiempos: pandemia, crisis, guerra… Los feligreses necesitaban fortalecer este tema en comunidad y ahondar en la esperanza ha sido de gran ayuda para todos», añade.

«En este curso se ha ido recuperando poco a poco la esperanza que se había enfriado. Nos hemos ayudado unos a otros a tomar conciencia y vivir desde la la Esperanza, así como a descubrir con profundidad en qué se basa y sustenta nuestra esperanza», afirma el coordinador.

 

Don Marcelo Farfán, un testigo extraordinario

El salesiano don Marcelo Farfán, que realiza la visita extraordinaria en la inspectoría desde el 1 de septiembre de 2021 en nombre del Rector Mayor, está siendo un espectador privilegiado de este lema. Durante estos meses ha visitado las 75 casas que, repartidas por Andalucía, Extremadura, Murcia, Comunidad Valenciana, Aragón, Cataluña, Islas Baleares e Islas Canarias, forman el territorio inspectorial, con un promedio de dos días en cada una de ellas. 

Para muestra, en su visita a Salesianos Sarrià, protagonizó uno de los ‘Buenos días’ donde dialogó con los alumnos acerca de la situación de los jóvenes en el contexto actual en clave de esperanza apoyado en el lema ‘Nos mueve la esperanza’. Para Farfán, ‘la pandemia ha hecho que se plantee aquello que es importante en la vida. En este contexto en el que nos hemos visto obligados a quedarnos con aquello esencial, Don Bosco nos llamaría a dos cosas: Amar y ser amados para poder servir y transformar el mundo’.  

También te puede interesar…

De Santiago a Turín: Un Verano salesiano ilusionante

De Santiago a Turín: Un Verano salesiano ilusionante

¡Atrévete, confía, vive! Este lema, escogido para el Campobosco 2022 es el mejor mensaje posible para anunciar lo que está por venir en un verano muy especial. Tras el exigente tiempo de pandemia, condicionado por las restricciones sanitarias, la juventud salesiana vuelve a mirar a los meses de verano con ilusión sabiendo que muchas de las actividades centrales del año han vuelto con más fuerza que nunca.