EPN | CICLO C – VIII DOMINGO DE TIEMPO ORDINARIO

21 febrero 2022

Evangelio Lc 6,39-45

Lucas: En aquel tiempo ponía Jesús a sus discípulos esta comparación:

Jesús: ¿Acaso puede un ciego guiar a otro ciego? ¿No caerán los dos? Un discípulo no es más que su maestro; si bien, cuando termine su aprendizaje, será como su maestro. ¿Por qué te fijas en la mota que tiene tu hermano en el ojo y no reparas en la viga que llevas en el tuyo? ¿Cómo puedes decir a tu hermano: «Hermano, déjame que te saque la mota del ojo”, sin fijarte en la viga que llevas en el tuyo? ¡Hipócrita! Sácate primero la viga de tu ojo, y entonces verás claro para sacar la mota del ojo de tu hermano. No hay árbol sano que dé fruto dañado, ni árbol dañado que dé fruto sano.

Jesús nos pide que seamos observadores de modo que, estando bien atentos, nos demos cuenta de los detalles más pequeños, sin que se nos pasen desapercibidos. A Jesús, no se le escapaba casi nada. Y por eso decía que nadie ciego, que no vea bien las cosas, debe guiar a otros ciegos, porque todos se caerán en el primer hoyo o socavón que se encuentren. ¿Cómo es posible que seamos capaces de ver una mancha pequeña en la ropa de otros y no veamos la mancha grande que tenemos en nuestro vestido ? La respuesta es clara : porque nos miramos poco para ver nuestros defectos y prestamos más atención a los de los demás. Lo mismo que cada árbol se conoce por sus frutos, también las personas demuestran ser buenas o malas, por sus obras.

 

Padre enséñame a ver la viga
que tapa mis ojos,
esa que no me deja reconocer
mis propias miserias y errores.

Quítame la viga que me convierte en juez
de mis hermanos, esa me que hace criticarlos,
condenarlos desde mi soberbia.
Esa que me hace solo hablar mal de ellos.

Vamos a jugar

Pinta el dibujo

También te puede interesar…

Share This