2018, un nuevo año para escuchar y acompañar a los jóvenes

3 enero 2018

 El 2017 toca a su fin y, como siempre en estas fechas, es momento para hacerse propósitos de año nuevo. Es tradición salesiana que el Rector Mayor regale a toda la Familia Salesiana el Aguinaldo para el año que entra, que es una forma de marcarse un objetivo anual. En esta ocasión propone: ‘“Jesús, dame de ese agua”. Cultivemos el arte de escuchar y acompañar’.

El propio Ángel Fernández Artime presentó el Aguinaldo 2018 ayer, como en anteriores ocasiones, en la Casa Generalicia de las Salesianas en Roma. Y lo primero que evidenció fue que la Congregación sigue el ritmo de la Iglesia. Si el año pasado la mirada estaba puesta en la familia, esta vez el Aguinaldo apunta al próximo Sínodo sobre los jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional, que se celebrará en octubre de este próximo año.

“Más importante que ofrecer cosas y actividades a los adolescentes y jóvenes, y a sus familias, es ofrecerles nuestra presencia, escucha y diálogo”, señala el Rector Mayor al inicio del comentario sobre el Aguinaldo 2018. Una visión atinada si se tiene en cuenta que los jóvenes reclaman a la Iglesia ser escuchados, según los datos de una encuesta para el Sínodo recogidos por la Conferencia Episcopal Española recientemente.

La forma de hacer este objetivo realidad nace de ese sugerente pasaje del Evangelio en el que Jesús y una samaritana se encuentran junto a un pozo. Es “un encuentro que no deja indiferente”, ya que quedan de lado las diferencias y los prejuicios. El Rector Mayor subraya la capacidad de escucha de Jesús, que se basa en abrirse al otro, prestarle atención, sentir empatía, mostrarse cercano… “Como experto en humanidad, se muestra atento e interesado en la interioridad de sus interlocutores, lee en sus corazones y sabe interpretar”, señala, que recuerda que esta actitud está presente también en Don Bosco al tratar con sus muchachos.

El encuentro junto al pozo termina con la samaritana reconociendo al Señor, rebosante de gozo y anunciando la Buena Noticia. Es un encuentro que trasforma vidas. Hace referencia al acompañamiento “para ayudar a descubrir cómo Dios se manifiesta en lo que vivimos hasta sorprendernos encontrados por Él; sabiendo que la iniciativa siempre será de Dios y la libertad y la responsabilidad serán nuestras”. El Rector Mayor concreta la misión de acompañar en salir al encuentro, escuchar, mediar por el Espíritu Santo y ser su testigo ante la persona acompañada.

El Rector Mayor concluye su comentario con unas sugerencias sobre lo que nos diría hoy la samaritana tras su trascendental encuentro con Jesús, e invita a vivir la propuesta del Aguinaldo 2018 con la mediación de María Auxiliadora: “Nos invita a preguntarnos acerca de nuestra fe, nuestro ‘abandonarnos’ en el Dios que siempre es novedad de vida, y dejarnos llevar por el Espíritu”.

También te puede interesar…

Retrato de familia

Retrato de familia

Justo antes de subir al comedor, todos los participantes en el Capítulo posaron para la posteridad: el grupo era tan numeroso que costaba colocarse en los escalones de la antigua iglesia del Teologado de Martí Codolar. Fue el momento más...

Una Navidad cargada de kilos

Una Navidad cargada de kilos

Toneladas de solidaridad han llegado a las casas salesianas a través de la Operación Kilo. Esta iniciativa recoge alimentos en las fechas navideñas para colaborar con una notable muestra de solidaridad en ciudades como Cádiz, Palma del...