La pandemia redimensiona la campaña inspectorial ‘Somos Uno’ y marca nuevos retos de futuro

4 julio 2020

Por Joana Monzó

Hace nueve meses comenzaba una de las campañas inspectoriales más ambiciosas desde que naciera la Inspectoría María Auxiliadora tras las exitosas experiencias del “Ven y verás” y “Primero, los últimos”. Bajo el lema ‘Somos Uno’ se presentó el objetivo de crecer en la comunión de espíritu, carisma y misión entre salesianos y seglares; una campaña para trabajar a dos años vista y que ha resistido en su primer curso a un desarrollo inesperado con motivo de la COVID-19, pero fortaleciendo su mensaje.

La terrible pandemia ha trastocado actividades, planes, celebraciones, pero también ha redimensionado el ‘Somos Uno’, dándole más sentido si cabía, llevándolo hasta extremos, implicando a todas y cada una de las personas que forman parte de la Familia Salesiana. “Sin saberlo, hemos hecho realidad el lema ‘Somos uno’ cada uno desde su casa”, señala Paco Pepe, que se despide como delegado de Pastoral Juvenil compartiendo esta premisa.

A principio de curso, el inspector, Ángel Asurmendi, animaba a “unirnos en la misión que el buen Dios nos ha encomendado: ser signos y portadores de su amor. Lo que más nos une es hacer el bien en común”. Y subrayaba un aspecto que sin duda ha puesto a prueba la capacidad de respuesta de quienes están llamados a desarrollar la campaña de la Inspectoría: “El modo de estar y realizar esta misión es tan importante como el resultado de la misma. Abramos con los jóvenes espacios de encuentro, escucha, oración y diálogo ante los desafíos de la sociedad”, explicaba. 

También te puede interesar…

Alfred

Alfred

Artículo en Catalunya Cristiana en el que su amigo Jordi Sánchez, profesor en Blanquerna-URL, acerca la figura de un salesiano muy querido en la Inspectoría Salesiana María Auxiliadora que desarrolla su labor en Etiopía.

Share This