La familia salesiana linarense conmemora el medio siglo de vida del Colegio San Agustín

9 noviembre 2020

Presentes en Linares desde el año 1964 gracias a la labor que durante las últimas cinco décadas han realizado «religiosos, seglares, alumnos y familias para dar vida a esta bendita casa»
 

Efeméride señalada para la familia salesiana de la ciudad. Esta congregación, que lleva implantada en Linares desde el año 1964, celebra en este 2020 el medio siglo de vida del Colegio San Agustín, ya que no fue hasta 1970 cuando empezó a funcionar este centro formativo con apenas cuatro cursos de Educación Primaria. Desde entonces, han sido miles de linarenses, a lo largo de diferentes generaciones, los que han pasado por las aulas de este emblemático colegio, de ahí que la conmemoración del quincuagésimo aniversario vaya dirigida tanto al alumnado actual como a antiguos estudiantes y también esté abierta a la ciudadanía en general.

«La familia salesiana siempre ha estado al servicio de la ciudad, al igual que Linares ha estado al lado de esta congregación. Cumplimos muchos años de historia, de ilusiones cumplidas, dando la vida por y para nuestros jóvenes y sus familias», señaló Pilar Tapia, docente del Colegio San Agustín. En esa línea se expresó Teodoro Castillejo, director titular de la Casa Salesiana de Linares y Úbeda: «Queremos agradecer a la ciudad de Linares, a las muchas personas que han hecho posible esto y a la cantidad de profesores y personas que han conseguido que muchos jóvenes se realicen como personas y ciudadanos, haciendo realidad en ellos los sueños de Don Bosco».

Por su parte, la directora del Colegio Salesiano San Agustín, Araceli Moreno, destacó la labor que durante las últimas cinco décadas han realizado «religiosos, seglares, alumnos y familias para dar vida a esta bendita casa». «El corazón de esta casa son nuestros alumnos, pequeños y jóvenes, el latido y el motor del centro, así como el profesorado, que ha crecido y se ha reinventado, a través de muchas horas de entrega y dedicación, para educar evangelizando y evangelizar educando», agregó.

Actos para cada mes

Si la evolución de la pandemia de la Covid-19 lo permite, la programación de actos preparada para celebrar los cincuenta años del Colegio de San Agustín se llevará a cabo con las correspondientes limitaciones, restricciones y medidas de seguridad y prevención. En ese sentido, según detalló Pedro Poza, coordinador de la comisión del cincuenta aniversario, profesor jubilado y exdirector del centro, la conmemoración de la efeméride traerá consigo una actividad cada mes.

Así, para el 26 de noviembre está previsto el pregón de inauguración, que correrá a cargo de Gregorio Garrido, «un docente del colegio que además es la persona que lleva más años aquí, como alumno y educador». En diciembre se hará una felicitación navideña en vídeo en la que participarán muchas personas. Para enero mes de Don Bosco, además de las actividades habituales se presentarán dos libros digitales sobre los cincuenta años, los cuales contendrán «muchas páginas, vídeos y material descargable». «Más de cincuenta personas han escrito para contar sus experiencias y vivencias en torno al colegio», manifestó Poza.

Para los meses de febrero y marzo se pretende instaurar en el centro un concurso literario que será para el alumnado del colegio y también estará abierto a la participación de la ciudadanía linarense. En abril y mayo, coincidiendo con el mes de María Auxiliadora, se hará un montaje para que el alumnado cante los himnos propios de la casa salesiana.

«En junio, si fuera posible, haremos una exposición de recuerdos, que tenemos muchos, y que harán que nuestra mente vuele a otros tiempos. También se hará un reportaje en vídeo con lo hecho este año,un encuentro de antiguos alumnos y una convivencia con velada musical y un acto de clausura», concluyó Pedro Poza.

También te puede interesar…

Alfred

Alfred

Artículo en Catalunya Cristiana en el que su amigo Jordi Sánchez, profesor en Blanquerna-URL, acerca la figura de un salesiano muy querido en la Inspectoría Salesiana María Auxiliadora que desarrolla su labor en Etiopía.

Share This