ESTUDIO DE LA PALABRA| CICLO C – III DOMINGO DE CUARESMA

14 marzo 2022

Propuesta de Lectio Divina personal (o en grupo)

III DOMINGO DE CUARESMA Ciclo C (Lc 13,1-9)

 

 

ORACIÓN

Creemos que estás en medio de nosotros, Padre, y en nuestro interior;

creemos que el Espíritu de tu Hijo nos impulsa.

Te pedimos que no dejamos de estar abiertos al Espíritu,

y que sepamos escuchar sus insinuaciones.

Que venga sobre nosotros tu Espíritu

que nos ayude a conocer más a tu Hijo

a través de la Palabra que ahora escucharemos.

(B) PASOS PARA LA MEDITACIÓN

  1. LEE…

¿Qué dice el texto?

Atiende a todos los detalles posibles. Imagina la escena. Destaca todos los elementos que llaman la atención o te son muy significativos. Disfruta de la lectura atenta. Toma nota de todo lo que adviertas. Para la comprensión del texto te pueden servir los comentarios que te ofrecemos a continuación.

Texto (Lc 13,1-9)

En aquel momento se presentaron algunos a contar a Jesús lo de los galileos, cuya sangre había mezclado Pilato con la de los sacrificios que ofrecían.

Jesús respondió: «¿Pensáis que esos galileos eran más pecadores que los demás galileos porque han padecido todo esto? Os digo que no; y, si no os convertís, todos pereceréis lo mismo.

O aquellos dieciocho sobre los que cayó la torre en Siloé y los mató, ¿pensáis que eran más culpables que los demás habitantes de Jerusalén? Os digo que no; y, si no os convertís, todos pereceréis de la misma manera».

Y les dijo esta parábola: «Uno tenía una higuera plantada en su viña, y fue a buscar fruto en ella, y no lo encontró. Dijo entonces al viñador: «Ya ves, tres años llevo viniendo a buscar fruto en esta higuera, y no lo encuentro. Córtala. ¿Para qué va a perjudicar el terreno?».

Pero el viñador respondió: «Señor, déjala todavía este año y mientras tanto yo cavaré alrededor y le echaré estiércol, a ver si da fruto en adelante. Si no, la puedes cortar»».

Comentarios:

El evangelio de hoy forma parte de la sección del camino de Jesús a Jerusalén, en un momento en que tanto el personaje (Jesús) como su misión crean una especial disensión, incluso entre los miembros de una misma familia (Lc 12,49-53), lo que exige un particular esfuerzo para interpretar acertadamente los signos de los tiempos (12,54-59). Este tema tiene continuación con la primera parte de nuestro evangelio (13,1-5). A nuestro evangelio sigue la curación en sábado de una mujer encorvada (13,10-17) y más enseñanzas de Jesús sobre el proyecto del Reino (13,18-21), una actividad salvadora que encuentra eco también en la segunda parte del evangelio de hoy (13,6-9). Invitación a la penitencia, conversión de corazón, sabiduría para interpretar lo que pasa, confianza en un Dios paciente y deseoso de nuestra salvación son aspectos relevantes del texto y del contexto.

Este evangelio podemos estructurarlo en dos partes: A) la primera parte (vv. 1-5) recuerda dos hechos desgraciados. Ante ellos, Jesús por una parte rechaza o corrige una mala interpretación (la muerte como castigo por el pecado), y por otra aprovecha para hacer una llamada a la conversión. B) La segunda parte (vv. 6-9) explicita la llamada a la conversión en el hecho de dar frutos, pero, a la vez, nos presenta la categoría de la paciencia de Dios (o de Jesús) y su empeño por facilitarnos la tarea de fructificar.

  1. MEDITA…

¿Qué me dice Dios a través del texto? Atiende a tu interior. A las mociones (movimientos) y emociones que sientes. ¿Algún aspecto te parece dirigido por Dios a tu persona, a tu situación, a alguna de tus dimensiones?

Sugerencias:

“Nos desviamos de Jesús cuando nos creemos con derecho a tenerlo”

 “Solo una vida de servicio humilde a los necesitados manifiesta su Amor a todos sus hijos..”

  • ” Tener paciencia”
  • “Dar frutos”
  1. CONTEMPLA Y REZA…

¿Qué le dices a Dios gracias a este texto? ¿Qué te mueve a decirle? ¿Peticiones, alabanza, acción de gracias, perdón, ayuda, entusiasmo, compromiso? Habla con Dios…

Sugerencias:

Que me tope de bruces, Señor

En tu querer en todo l que no quiero o da pavor.

Que cada día conozca mejor mi indefensión para

Acogerme a tu misericordia.

  1. ACTÚA…

¿A qué te compromete el texto? ¿Qué ha movido la oración en tu interior? ¿Qué enseñanza encuentras? ¿Cómo hacer efectiva esa enseñanza?

  1. COMPARTE…

Si la Lectio se hace en grupo, podéis compartir con sencillez lo que cada uno ha descubierto, para enriquecimiento del grupo.

  1. DA GRACIAS…

Puedes acabar este momento con una oración: expresa a Dios lo que has vivido, dale gracias por lo que te ha manifestado, y pide al Espíritu que te haga pasar de la Palabra a la vida.

 

Ven, Espíritu Santo,

ilumina mi corazón para que pueda entender la Palabra,

conocer más a Jesús

y hacer que en mi vida camine con criterios evangélicos.

 

Fuente: Evangelio al dia (Editorial CCS)

También te puede interesar…

Share This