Formación

Estudio, trabajo, oración: he aquí tu lema
El Inspector con su Consejo es el primer responsable de la organización de la formación en la Inspectoría, asegurando el logro de sus objetivos y cuidando la identidad salesiana por medio de un Proyecto Inspectorial de Formación (Cfr. FSDB 246).
 
El Director y la Comunidad local, ambiente natural de la formación, planifican las iniciativas de formación en el proyecto comunitario en sintonía con las orientaciones de la Inspectoría (Cfr. FSDB 219-221; 231-232).
 
Cada hermano asume su formación como responsabilidad propia y fidelidad vocacional y la concreta en su proyecto personal de vida (Cfr. FSDB 215-219).
 
Cada uno de los seglares que comparten con nosotros espíritu y misión tiene el empeño y responsabilidad de su propia formación.
 
Fernando Miranda

Delegado de Formación

Delegado Inspectorial de Formación
Fernando Miranda
El Delegado Inspectorial de Formación realiza las tareas de reflexión, elaboración de proyectos, programación, coordinación, actuación y evaluación establecidas por la Ratio (Cfr. FSDB 247, 549). Actúa como delegado del Inspector en el campo de la formación, y obra en dependencia y de acuerdo con él y con su Consejo.
 
El Delegado Inspectorial de Formación pertenece, de ordinario, al Consejo Inspectorial para hacer presentes habitualmente en el mismo la perspectiva y las preocupaciones formativas; en cualquier caso, sea invitado por el Inspector a participar en aquellos Consejos relacionados con temas de formación.
Equipo Inspectorial de Formación
Coordinada por el Delegado, es un órgano de reflexión, elaboración de proyectos y materiales, programación, coordinación, actuación y evaluación de la formación específica de los salesianos. 

Formación Específica

«Después del tirocinio el salesiano completa la formación inicial» -según las Constituciones– con la formación específica.

La vocación salesiana es siempre específica y las diversas formas de la única vocación laical, presbiteral y diaconal – constituyen una perspectiva permanente de la formación. En este sentido, en ningún momento existe el salesiano genérico, y, por tanto, tampoco existe una formación genérica.
 
Sin embargo, se da un período propio de “formación específica”, ubicado en torno a la profesión perpetua, que completa la formación de base del educador pastor salesiano hecha en el tirocinio. No se lo debe identificar con la cualificación profesional.
 
Para los salesianos llamados al presbiterado o al diaconado, la formación específica sigue el currículo requerido por las orientaciones de la Iglesia.
 
Salesiano coadjutor
Según las Constituciones, «la formación específica ofrece al salesiano coadjutor, junto con el conocimiento más profundo del patrimonio espiritual de la Congregación, una adecuada preparación teológica en la línea de la laicidad consagrada y completa su formación con miras al trabajo educativo apostólico»
Las Constituciones no expresan sólo un deseo, sino que presentan una disposición que corresponde a una responsabilidad vocacional del hermano y de la comunidad y a las orientaciones de la Iglesia.
 
El momento de la formación específica, visto en el contexto de la opción definitiva para la vida salesiana, se ofrece al salesiano coadjutor como oportunidad de:
 
  • Un tiempo de evaluación e integración del camino vocacional y formativo recorrido;
  • Un tiempo de reafirmación de la propia identidad, vivida en la complementariedad con el sacerdote, y a través de sus propias motivaciones;
  • Un tiempo de reflexión, de estudio y de cualificación en el ámbito cristiano teológico pastoral y de la vida consagrada salesiana;
  • Un tiempo de consolidación de una actitud y de una pedagogía de formación permanente.
Salesiano Presbítero
«La formación específica del candidato al ministerio presbiteral sigue las orientaciones y normas dadas por la Iglesia y por la Congregación. Su objetivo es preparar al sacerdote pastor educador desde la perspectiva salesiana».
 
La formación específica del salesiano sacerdote o diácono permanente tiende a la preparación de un salesiano llamado a actuar la misión juvenil a través del ministerio presbiteral o diaconal, a vivirlo en la comunidad salesiana en corresponsabilidad fraterna con el salesiano coadjutor, y a expresarlo en el contexto de la Familia salesiana y en el más vasto horizonte de la Iglesia y del mundo.
 
La identidad del salesiano presbítero viene dada por la fusión de dos elementos que lo caracterizan (la consagración religiosa y la presbiteral) en una experiencia única y original: «por un lado, la consagración presbiteral es asumida, cualificada y vivificada por el espíritu y por la misión propias de la profesión salesiana y, por otro, que asegura, enriquece y hace fecunda la identidad pastoral de su vocación y la de toda su comunidad».
 
Teniendo presente la especificidad salesiana, se pueden destacar los siguientes objetivos de la formación específica del salesiano presbítero:
 
  • Asimilar los sentimientos de Cristo Sacerdote, de quien el salesiano, como Don Bosco, es testigo para los jóvenes necesitados, y vivir el ministerio como experiencia espiritual;
  • Sentir con la Iglesia: asumir la identidad del sacerdote como es presentada por la Iglesia y en la relación con la comunidad cristiana (laicos, otras vocaciones…); colaborar en la realización de la misión según el carisma salesiano; obrar en comunión con el Papa y los Obispos;
  • Crecer en la conciencia de que el ministerio presbiteral es una dimensión específica de su vocación salesiana que lo caracteriza especialmente: por el aspecto juvenil y educativo, por la índole comunitaria, y por el compromiso de ser sacerdote siempre y en todas partes en la diversidad de actividades, obras y roles;
  • Desarrollar una sensibilidad propia del espíritu salesiano por la dimensión catequística, vocacional y mariana en el ejercicio del ministerio sacerdotal;
  • Madurar una actitud de discernimiento espiritual y pastoral frente a personas y eventos, para poder orientar a los individuos y a la comunidad;
  • adquirir una formación teológica y pastoral sólida y actualizada, en sintonía con las orientaciones de la Iglesia y de la Congregación;
  • Hacer experiencia del ministerio propio del lectorado y del acolitado, del diaconado y del presbiterado, en el contexto de la comunidad local e inspectorial;
  • Educarse a una pedagogía de vida que prepare a vivir en actitud de formación permanente.

VOCACIÓN SALESIANA RELIGIOSA

 

Aspiraciones del corazón

Quien ha sentido una inquietud vocacional, necesita confirmarla. Para ello, ofrecemos la experiencia inicial de la “comunidad propuesta”, donde se vive acompañado por salesianos, el proceso de discernimiento vocacional salesiano. ¿Me propone Dios ser salesiano? Acompañando y discerniendo se toma la primera decisión: iniciar el proceso para llegar a ser, si Dios lo quiere, salesiano.

Petición oficial

Naturaleza y objetivos del prenoviciado 
El artículo 109 de las Constituciones Salesianas describe el prenoviciado en estos términos: “Al que se orienta hacia la vida salesiana, se le ofrecen el ambiente y las condiciones adecuadas para que conozca su vocación y madure como hombre y como cristiano. De este modo, con la ayuda de un guía espiritual, puede decidir con mayor conocimiento y libre de presiones externas e internas.
Inmediatamente antes del noviciado, se requiere una preparación especial, para reflexionar seriamente sobre la opción vocacional y comprobar la idoneidad necesaria para comenzar el noviciado. Esta preparación se realiza mediante una experiencia de vida comunitaria y apostólica salesiana”.
 
El prenoviciado de la Inspectoría María Auxiliadora
La Comunidad Salesiana de acogida y animación vocacional “Beato Bartolomé Blanco”, de reciente creación en Sevilla realiza la función de prenoviciado. 

Novedades radicales

Naturaleza y objetivos del noviciado 
Según el artículo 110 de las Constituciones Salesianas, en el noviciado, el candidato tiene la posibilidad de iniciar la experiencia religiosa salesiana.
Por tanto, la comunidad debe ser un ejemplo de vida basada en la fe y alimentada por la oración, donde la sencillez evangélica, la alegría, la amistad y el respeto mutuo creen un clima de confianza y docilidad.
Con la ayuda del maestro, el novicio estudia a fondo las motivaciones de su opción, comprueba su idoneidad para la vocación salesiana, y se orienta hacia la donación completa de sí mismo a Dios para el servicio de los jóvenes según el espíritu de Don Bosco.
El noviciado dura doce meses, según norma del derecho. Comienza cuando el candidato, admitido por el inspector, ingresa en la casa de noviciado, erigida canónicamente, y se pone bajo la dirección del maestro, que es el guía espiritual que coordina y anima toda la labor formativa del noviciado.
 
El noviciado de la Inspectoría María Auxiliadora
El Instituto Salesiano San Luigi Versiglia en Genzano di Roma, población situada junto a Castelgandolfo y cercana a la capital italiana, acoge a los novicios de la España salesiana y por lo tanto, al novicio con que cuenta la inspectoría. Es uno de los dos noviciados internacionales con los que cuenta la Congregación en Italia, el otro se encuentra en Pinerolo, localidad piamontesa cercana a Turín. 

Cualificación para la misión

Naturaleza y objetivos del posnoviciado 
A tenor de los artículos 113 y 114 de las Constituciones Salesianas, tras la primera profesión religiosa, al término del noviciado, se inicia un período de vida consagrada durante el cual el hermano, con el apoyo de la comunidad y de un guía espiritual, completa el proceso de maduración con miras a la profesión perpetua, y desarrolla, como salesiano laico o aspirante al sacerdocio, los diversos aspectos de su vocación.
Después de la primera profesión sigue una etapa de maduración religiosa, que continúa la experiencia formativa del noviciado y prepara el tirocinio.
La profundización en la vida de fe y en el espíritu de Don Bosco y una adecuada preparación filosófica, pedagógica y catequística, en diálogo con la cultura, orientan al hermano joven para que integre progresivamente fe, cultura y vida.
 
El posnoviciado de la Inspectoría María Auxiliadora
La Casa Salesiana Virgen de las Nieves, en Granada, acoge actualmente el posnoviciado de la España Salesiana; de los nueve posnovicios, tres son de la inspectoría. 

Entrega generosa

Etapa de intensa confrontación vital con la acción salesiana en una experiencia educativo-pastoral.
Naturaleza y objetivos del posnoviciado 

Durante toda la formación inicial –señala el artículo 115 de las Constituciones salesianas- se da importancia, juntamente con el estudio, a las actividades pastorales de nuestra misión. Los jóvenes salesianos que inician esta etapa son normalmente los que han terminado el inmediato posnoviciado y entran de lleno en contacto con la vida salesiana en su misión.

El tirocinio es una etapa de intensa confrontación vital con la acción salesiana en una experiencia educativo-pastoral. En él, el salesiano joven se ejercita en la práctica del sistema preventivo y, sobre todo, en la asistencia salesiana.
 
Las incumbencias que se le asignan a un tirocinante deben ser típicamente salesianas. Por ejemplo, la presencia activa y fraterna entre los jóvenes, las iniciativas culturales y de tiempo libre, los ejercicios de asociacionismo o las responsabilidades de organización. Sin embargo, deberá poderse ejercitar como “educador de la fe”.
La inserción realista del joven hermano en el ambiente pastoral salesiano común debe hacerse de modo que se oriente hacia el doble objetivo: verificar y madurar su vocación.
Todos los elementos que caracterizan esta etapa se subordinan a dicha finalidad. Acompañado por el director y la comunidad, realiza la síntesis personal entre su actividad y los valores de la vocación.

 

La vida como servicio

Después del tirocinio –señala el artículo 116 de las Constituciones Salesianas- el Salesiano completa su formación inicial.
La formación específica del candidato al ministerio presbiteral sigue las orientaciones y normas dadas por la Iglesia y por la Congregación. Su objetivo es preparar al sacerdote pastor educador desde la perspectiva salesiana. Este período de la formación se realice normalmente en una Casa salesiana destinada a tal efecto, recibe el nombre de Teologado.
 
En algún momento de esta etapa, el salesiano hace su profesión perpetua cuando ha alcanzado la madurez espiritual salesiana que requiere la importancia de esta opción. Ordinariamente se hace seis años después de la primera profesión.
 

 

 

Hasta el último aliento, por los jóvenes

La vida del salesiano, estará ya orientada – en comunidad y como religioso consagrado – a la misión juvenil que es la que da el estilo a toda nuestra vida. Como Don Bosco, pensar, vivir y trabajar como salesiano, a quien ha descubierto esta vocación y la vive, nos lleva a comprender y anunciar que el servicio a Dios en los jóvenes es fruto del Amor de Dios, y que su Amor es capaz de llenar nuestra vida.

Centros de Formación y Universidades

Centro de estudios Catequéticos

Somos un organismo dependiente de la Inspectoría Salesiana “María Auxiliadora”, encargado desde 1968 de la formación en el área de la catequesis, la pastoral juvenil y la enseñanza religiosa escolar, convencidos de la necesidad de una buena formación también en estos campos.

Instituto Superior de Ciencias Religiosas (ISCR) DON BOSCO

El ISCR DON BOSCO es una institución académica, no lucrativa, de nivel universitario, que pretende la formación humanístico, teológica y pastoral.

Centro de Formación El Campello

Nace con vocación de ser un Centro permanente (religiosos, seglares, instituciones) de animación en vida religiosa, teológica, con mirada profunda (creyente) de la realidad, de donde dimanen, además de la realización de diferentes cursos, seminarios y experiencias, ideas de fondo, propuestas dinámicas del pensamiento humano – cristiano, acompañamiento personal y familiar …con una pedagogía activa, inspirada en el Sistema Preventivo.

Colegio Mayor Universitario

» San Juan Bosco»

Una completa carta de servicios de alojamiento con habitaciones reformadas, restauración y comida casera, instalaciones deportivas y de ocio, y una amplia gama de actividades sociales, lúdicas, culturales y religiosas.

Escola Universitària Salesiana Sarrià (EUSS) – Enginyeria

La Escola Universitària Salesiana de Sarrià nace fruto de la experiencia de los salesianos en el mundo de la enseñanza, para ofrecer unos estudios universitarios especializados en el campo de la ingeniería.

Últimas noticias

Formación

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Más información

ACEPTAR
Aviso de cookies
Share This