Los Salesianos en San José del Valle

14 marzo 2022

Los salesianos llegaron a San José del Valle en 1908 invitados por don Rafael Romero que les ofreció su propia casa. Edificaron lo indispensable para acoger la primera comunidad el 5 de mayo del año siguiente que fueron ampliando posteriormente. Fue centro de formación salesiana, principalmente de noviciado hasta la terminación del curso 1970-71. A partir de esa fecha las instalaciones se destinaron al colegio en favor de los niños del pueblo y de la zona. La atención a la parroquia ha sido un servicio permanente. Desde el principio atendieron el «oratorio festivo» y pasados algunos años las clases nocturnas.

Durante los 62 años que funcionó como casa de formación se han formado salesianos de distintas nacionalidades y han recibido en ella su primera formación la mayoría de los salesianos con destino en Andalucía, Extremadura, Canarias y otros lugares dentro y fuera de España. Por San José del Valle han pasado tres Rectores Mayores de la Congregación, (uno de ellos D. Felipe Rinaldi ya beatificado) y numerosos Superiores y obispos de la misma. Era raro el año que no se presentaba alguna visita especial apoyando esta Casa. Nombrar San José del Valle en cualquiera de nuestros ambientes resulta algo muy familiar.

Al cesar en sus actividades docentes don Gregorio Carretero en 1944, se hicieron cargo los salesianos de la enseñanza en el Valle. Construyeron la escuela. Don Ernesto sirvió de lazo de unión de tantos profesores y alumnos dirigiendo estas escuelas, que fueron la base del colegio actual con más alumnos e instalaciones y atendido por una amplia comunidad educativa.

Otro ambiente de la casa es la parroquia que ha estado atendida por los salesianos desde 1925 al 1954 en la iglesia antigua y desde 1964 hasta el día de hoy.

También te puede interesar…

El Colegio Mayor Universitario de Sevilla

El Colegio Mayor Universitario de Sevilla

Sigue manteniendo su propósito de hacer realidad en los colegiales el ser “buenos cristianos y honrados ciudadanos”, al servicio de una sociedad más justa, más social, más humana.