Capítulo Inspectorial 22: «Prioridad de la misión salesiana entre los jóvenes de hoy»

30 marzo 2022

La Inspectoría Salesiana María Auxiliadora celebrará en la Casa-Seminario de Málaga del 18 al 22 de abril de 2022 su tercer Capítulo Inspectorial, tras los compartidos durante el curso 2015-16 y en 2019, donde participarán más de un centenar de salesianos y seglares de las presencias salesianas de Andalucía, Aragón, Cataluña, Comunidad Valenciana, Canarias, Extremadura, Islas Baleares y Región de Murcia.

Estas sesiones, convocadas según el artículo 172 de las Constituciones Salesianas, darán continuidad al trabajo iniciado en el Capítulo General 28, con especial atención a las Líneas Programáticas del sexenio señaladas por el Rector Mayor y su Consejo. «Para la Inspectoría María Auxiliadora se trata de una oportunidad providencial para discernir la voluntad de Dios ante el reto siempre actual de cómo ser hoy coherentes a nuestra opción de consagrados, al servicio de los jóvenes, según el carisma de Don Bosco», compartía Ángel Asurmendi, provincial de la Inspectoría, como alusión al discurso de apertura del Rector Mayor en Valdocco en el pasado CG28.

El tema que se desarrollará durante el mes de abril, que lleva como título «Prioridad de la misión salesiana entre los jóvenes de hoy», debe establecer cuanto se refiere a la buena marcha de la inspectoría; buscar los medios adecuados para promover la vida religiosa y pastoral de la comunidad inspectorial; estudiar y revisar la actuación concreta de las decisiones del Capítulo General; hacer y revisar el directorio inspectorial, y marcar las líneas del Proyecto Orgánico Inspectorial que guiarán la vida y misión de la Inspectoría para los próximos seis años.

 

A nivel personal, cada salesiano sigue la preparación, el desarrollo y las conclusiones del CI por medio de la oración y la información. También se sugiere vivirlo en un clima de conversión personal, para asumir las implicaciones espirituales y pastorales marcadas en las Líneas Programáticas del sexenio señaladas por el Rector Mayor y su Consejo. Da su propio voto para la elección del delegado de la propia comunidad y de su suplente, participa en la elección de los delegados de los hermanos de la Inspectoría o estudia personalmente el tema, sirviéndose del material recibido y del intercambio de ideas en su comunidad.

Por otra parte, cada comunidad acompaña todo el proceso capitular con la oración diaria; elige a su delegado para el CI y a su suplente; levanta acta de dicha elección o estudia el tema propuesto manda sus aportaciones al Regulador del CI.

El delegado inspectorial de Pastoral Juvenil, Jordi Lleixà, explica que «es una oportunidad para discernir juntos qué nos está pidiendo Dios ahora para ser fieles a la misión que tenemos encomendada. De este discernimiento tiene que salir un nuevo Proyecto Orgánico Inspectorial (POI) que se concretará en el Proyecto Educativo-Pastoral Inspectorial (PEPSI), dos documentos programáticos que deberían ser la hoja de ruta para los próximos años en toda nuestra Inspectoría, en cada una de las casas y de los ambientes».

Días que faltan para el CI´22

Día(s)

:

Hora(s)

:

Minuto(s)

:

Segundo(s)

¿Cómo influye la visión de los jóvenes en el trabajo del Capítulo?

El salesiano y coordinador de Pastoral de Salesianos Málaga, Rubén Ponce Peña, cuenta que desde el inicio del trabajo de la comisión, han podido sentir cómo la preocupación por la respuesta que puede darse a los jóvenes de hoy ha sido el centro de toda la reflexión. “Todo esto enriquecido por un trabajo mano a mano de salesianos de distintas edades y seglares de diferentes ambientes educativo-pastorales cuyo objetivo ha sido ir desgranando ese “Ser salesianos hoy” sobre el que llevamos años reflexionando”, añade.

“Los jóvenes son el centro y objetivo del trabajo pero también el motor y corazón. Sin duda alguna, ellos son los que nos impulsan en el contacto diario, desde diferentes ambientes y experiencias a ser más fieles a la vocación de educadores y pastores que Dios suscitó en Don Bosco y que heredamos como familia salesiana. Vocación preciosa que seguiremos encarnando y concretando en este Capítulo Inspectorial’22″, explica.

¿Cómo influye la visión de los jóvenes en el trabajo del Capítulo?

El docente de Salesianos Triana y presidente de la Federación El Patio de Centros Juveniles, Carlos García Alonso, tras comenzar el recorrido en la comisión precapitular, ha podido comprobar el interés especial por conocer la visión de los jóvenes en este capítulo, contando con jóvenes seglares que evidencien el protagonismo juvenil de la inspectoría. “Está siendo toda una experiencia de fe poder mostrar una realidad muy cercana para mí, como es el ambiente oratorio-centro juvenil. Los jóvenes demandan una atención acorde a los signos de los tiempos, viviendo esta misión en corresponsabilidad con los seglares”, explica.

¿Qué supone como salesiano trabajar en la comisión precapitular?

Para el salesiano Narcís Frigola ser miembro de la comisión precapitular supone un compromiso y una responsabilidad que asume como todo lo que tiene que ver con su vida de salesiano y  de consagrado. “Por vocación. Por fidelidad. Por coherencia. Siempre he intentado decir sí a lo siento que es llamada de Dios. En este caso vino la petición a través del Provincial y no tenía motivos para decir que no, salvo el pensar que hay personas más preparadas. Como positivo de cara a mí mismo veo que la preparación me ayuda a trabajar en comunión con mis hermanos y con laicos comprometidos en la misión. Es un gozo el sentirnos en actitud sinodal. También me hace más consciente del camino de discernimiento y de docilidad al Espíritu que hacemos como Inspectoría. Es motivo de esperanza sabernos en manos de Él”, comparte.

¿Qué supone como salesiano trabajar en la comisión precapitular?

Para el salesiano Manolo Hurtado supone una oportunidad providencial para discernir la voluntad de Dios ante el reto siempre actual, de cómo ser hoy coherentes con nuestra opción de consagrados, al servicio de los jóvenes, según el carisma de Don Bosco, como dice el Rector Mayor en su discurso de apertura del CG28.

“El tema central del Capítulo es ‘la prioridad de la misión salesiana hoy’. Debido al ritmo de vida frenético que llevamos en nuestras casas no tenemos tiempo para reflexionar pausadamente sobre la realidad juvenil en medio de un mundo tan inestable y cambiante, o sobre el camino que está haciendo la Inspectoría en medio de toda esta realidad. La comisión precapitular me está regalando espacios para la reflexión, tan necesarios en los tiempos que corren. Me está ofreciendo la oportunidad de conocer, de primera mano, lo que piensan los hermanos de la inspectoría sobre la realidad que les ha tocado vivir y cómo llevan adelante la misión que tenemos encomendada. En la Comisión trabajamos, codo con codo, seglares y religiosos. Es una riqueza tremenda poder compartir esta tarea con distintos miembros de la Familia Salesiana. ”, valora sobre la experiencia.

¿Qué supone como laico trabajar en la Comisión Precapitular? 

Esther Muñoz, responsable de dirección en el diseño y desarrollo de proyectos de la Fundación Don Bosco, explica que para ella es un enorme regalo participar en este Capítulo. “Es un regalo inesperado e inmerecido…un nuevo mimo de Dios y de Don Bosco en mi vida, que vivo con agradecimiento profundo y mucho respeto”, comenta con generosidad tras aceptar la invitación. “Los laicos y las laicas siempre hemos estado presentes de manera activa en el corazón de la misión salesiana. Don Bosco nos sigue llamando e interpelando a construir Reino entre las personas jóvenes más pobres y abandonadas”, añade.

Con quince años, tuve mis primeras llamadas vocacionales para trabajar por las personas más pobres.  Con mis cuarenta y seis años actuales, la Fundación Don Bosco y el conjunto de Plataformas Sociales de nuestra inspectoría, son el marco actual en el que hacer posible este sueño de Dios para mi vida.

«Tal vez, mi mirada de mujer, como las de Mamá Margarita, la marquesa Barolo, María Mazzarello…., y mi locura por la transformación social desde los contextos concretos en los que estamos, serán algunos de los ingredientes que pueda sumar”, explica. “Está suponiendo un regalo en la madurez de mi vida; una experiencia de aprendizaje y renovación vocacional, junto al grupo de salesianos que participan, y que comparten con complicidad con las personas seglares,  para seguir impulsando caminos de futuro de la misión salesiana. Ojalá que todos estos diálogos sirvan, si Dios quiere, para renovar e inspirar con audacia y acierto, las  opciones que la juventud empobrecida necesita que ofrezcamos desde nuestra Inspectoría. Opciones valientes y generosas, en estos momentos de tantos grandes barros globales, como la pandemia y, ahora la guerra, que incrementan con dureza las realidades cronificadas de exclusión social juvenil”, concluye.

También te puede interesar…

De Santiago a Turín: Un Verano salesiano ilusionante

De Santiago a Turín: Un Verano salesiano ilusionante

¡Atrévete, confía, vive! Este lema, escogido para el Campobosco 2022 es el mejor mensaje posible para anunciar lo que está por venir en un verano muy especial. Tras el exigente tiempo de pandemia, condicionado por las restricciones sanitarias, la juventud salesiana vuelve a mirar a los meses de verano con ilusión sabiendo que muchas de las actividades centrales del año han vuelto con más fuerza que nunca.

Llegó la hora de hacer balance del ‘Nos mueve la esperanza’

Llegó la hora de hacer balance del ‘Nos mueve la esperanza’

Desde que el pasado 9 de junio de 2021 se lanzara el lema ‘Nos mueve la esperanza’ en el encuentro del consejo inspectorial con los consejos de Obra, han pasado 11 meses en los que la Inspectoría ha ejercitado la esperanza con cada una de las actividades e iniciativas que en ella se han realizado.