EPN | CICLO C – XVII DOMINGO DE TIEMPO ORDINARIO

18 julio 2022

Evangelio Lc 11, 1-13

Narrador: Un día estaba Jesús orando. Cuando terminó, le dijo uno de sus discípulos.

Discípulo 1: Señor, enséñanos a orar, como Juan enseñó a sus discípulos.

Narrador: Jesús les dijo:

Jesús: Cuando oréis, decid: “Padre, santificado sea tu nombre, venga tu reino, danos cada día nuestro pan del mañana, perdónanos nuestros pecados, porque también nosotros perdonamos a todo el que nos debe algo, y no nos dejes caer en la tentación.

Narrador: Jesús continuó diciéndoles:

Jesús: Si alguno de vosotros tiene un amigo, y a medianoche va y le dice: “Amigo, préstame tres panes, pues uno de mis amigos ha venido de viaje y no tengo nada que ofrecerle”. Y el amigo le contesta: “No me molestes. Ya está cerrada la puerta, y mis niños y yo estamos acostados. No puedo levantarme a darte nada”. Si el otro insiste llamando, yo os digo que, aunque no se levante a darle pan por ser amigo suyo, sí se levantará para que no le moleste más y le dará cuanto necesite.

Discípulo 2: Señor, ¿no crees que un comportamiento así, es un poco impertinente?

Jesús: Pues así os digo a vosotros: Pedid y se os dará, buscad y hallaréis, llamad y se os abrirá; porque quien pide, recibe, quien busca, halla, y al que llama , se le abre.

Discípulo 1: Maestro, ¿no estarás exagerando un poco?

Jesús: ¿Qué padre entre vosotros, cuando el hijo le pide pan, le dará una piedra? ¿O si le pide un pez, le dará una serpiente? ¿O si le pide un huevo, le dará un escorpión?

Discípulo 2: Tienes razón, Señor, cualquier padre haría eso por sus hijos.

Jesús: Pues, si vosotros que sois malos, sabéis dar cosas buenas a vuestros hijos, ¿cuánto más vuestro Padre celestial dará el Espíritu Santo a los que se lo piden?

Jesús enseña a sus amigos a orar, es decir a hablar con Dios, de una forma nueva, original y entrañable. “Cuando oréis, decid: Abba” (que quiere decir papá). Hasta Jesús, todos rezaban a un Dios lejano, distante, al que pretendían tener de su parte para que todo les fuera bien, como si fuera un amuleto o un talismán. Pero Jesús les enseña que deben tener confianza con Dios, que es sobre todo papá. Y al papá, decirle también: Que todos reconozcan la bondad de tu nombre. Que llegue pronto tu Reinado. Danos el pan de cada día. Perdónanos, como nosotros perdonamos a quienes nos ofenden. No nos dejes caer en la tentación de las cosas malas.

Jesús enseña a sus amigos a orar, es decir a hablar con Dios, de una forma nueva, original y entrañable. “Cuando oréis, decid: Abba” (que quiere decir papá). Hasta Jesús, todos rezaban a un Dios lejano, distante, al que pretendían tener de su parte para que todo les fuera bien, como si fuera un amuleto o un talismán. Pero Jesús les enseña que deben tener confianza con Dios, que es sobre todo papá. Y al papá, decirle también: Que todos reconozcan la bondad de tu nombre. Que llegue pronto tu Reinado. Danos el pan de cada día. Perdónanos, como nosotros perdonamos a quienes nos ofenden. No nos dejes caer en la tentación de las cosas malas.

Querido Dios.

Podemos hablarte como lo hacemos con papá,

y todo lo que te decimos lo ves importante.

No te vemos porque estás entra nosotros.

Cuando nos queremos los unos a los otros,

tú estás en medio, eres todo AMOR.

Damos la ilusión para vivir cada día.

Necesitamos ese pan que alimenta nuestro corazón,

No es fácil pedir perdón, pero tú nos perdonas siempre.

Querido Dios, sabemos que estás ahí,

por eso no tenemos miedo, y, si estamos tristes,

tú nos devuelves la sonrisa.

Vamos a jugar

Pinta el dibujo

También te puede interesar…

Share This